LOS CUATRO DATOS MÁS ASOMBROSOS SOBRE EL PENE

En la era de la información, en la que hay acceso a cualquier dato, es muy común pensar que no queda nada por descubrir. Esto se aplica también al mundo de la sexualidad y los descubrimientos que se hacen acerca del funcionamiento de los órganos sexuales de hombres y mujeres. LELO, la reconocida marca de juguetes eróticos de lujo, descubre algunos de los datos más desconocidos sobre el pene.

“Focalizamos la sexualidad en el conocimiento de todos los aspectos relacionados con las prácticas sexuales, centrándonos en algunos datos como la localización del punto G, la anorgasmia, las nuevas tendencias sexuales, etc.”, indica Alberto Gooding, responsable de comunicación de LELO en España. “Sin embargo, la sexualidad es algo que trasciende mucho más allá de todo esto, y que busca el conocimiento y las respuestas a las preguntas más inesperadas”, concluye.

En muchas ocasiones hablamos del clítoris como un órgano desconocido, dando por hecho que no se da la misma situación en el caso del pene. Sin embargo, el órgano reproductor masculino suele ser un misterio tanto para mujeres como para hombres y muchas veces las ideas preconcebidas están muy alejadas de la realidad.

 

¿Sabías todo esto sobre el pene?

Los hombres, por lo general tienden a obsesionarse con el pene, aunque únicamente lo reducen a un único aspecto: el tamaño. Por el contrario, hay muchos otros ámbitos de conocimiento relativo al pene, curiosidades, etc. que también rondan la cabeza de hombres y mujeres. LELO, la reconocida marca de juguetes eróticos de lujo hace una recapitulación de los datos más asombrosos:

 

1.No es un músculo: contrariamente a la creencia generalizada, el pene, por sí mismo, no es un músculo. Es cierto que en la cara interior del pene se encuentran algunos tejidos musculares y algunos músculos que intervienen directamente en procesos como la erección o la eyaculación, pero esto no le confiere a este órgano la naturaleza de músculo.

2.El tamaño del pene: al igual que el clítoris, el pene también tiene una parte interna, por lo que la cara externa representa únicamente alrededor del 50% del tamaño real. Lo que ves es sólo la mitad de lo que tienes. El pene, como órgano, comienza dentro del cuerpo, cerca de la próstata y termina en el glande, que se sitúa al final de la parte visible del pene.

3.El pene piensa por sí mismo: a pesar de que en un principio es un chascarrillo recurrente, la ciencia demuestra que esta afirmación es más veraz de lo que parece. Cuando se producen erecciones en situaciones no propicias o durante las horas de sueño se debe a la autonomía de este órgano sexual. Esto se produce porque el pene responde al sistema nervioso simpático que no está siempre bajo control consciente, de ahí que muchas veces no ocurra de manera voluntaria o deseada.

4.Sí, puede partirse (literalmente): aunque poco frecuente (alrededor de 1 de cada 100.000 hombres lo ha padecido), es posible que el pene llegue a “fracturarse”. Dado que no tiene hueso, se produce un traumatismo debido a la ruptura de la túnica albugínea, esa capa gruesa que envuelve la estructura del pene. Las principales causas por las cuales se puede producir este traumatismo están asociados a prácticas sexuales o masturbaciones demasiados agresivas. No obstante, los hombres pueden estar tranquilos, ya que el 92% se recuperan del traumatismo.

En este sentido, LELO destaca la importancia de conocer todos los detalles relativos al pene, entre los que se encuentran las diversas formas de otorgar placer. La reconocida marca de juguetes eróticos de lujo destaca sus anillos de placer TOR 2 y PINO, los cuales están diseñados para ser llevados por el hombre durante la relación sexual con el fin de aumentar el placer, alargar las relaciones sexuales y llevar la intensidad de lasa mismas a otro nivel.

“La sexualidad es una de las ramas de estudio más interesantes debido a que siempre quedan cosas nuevas por descubrir y explorar. Por este motivo, desde LELO no sólo buscamos dotar a las parejas de conocimiento y recursos para la obtención de placer, sino que somos firmes defensores de que la sexualidad también consiste en conocerse a uno mismo en todos los aspectos”, recalca Alberto Gooding.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *