APRENDE A RESPIRAR Y ESTARÁS MÁS BELLA

La calidad y la cantidad, el modo y el ritmo en que consigamos respirar tiene una relación directa con muchos aspectos de nuestro ser y uno de ellos, es sin duda, el aspecto externo, algo que va relacionado con la belleza.

 

TRES MANERAS BÁSICAS: Clavicular, Torácica y Abdominal.

RESPIRACIÓN CLAVICULAR, es la forma más superficial de respiración y por tanto la que menos aporta a nuestro organismo en distintos niveles. Se realiza con la parte superior del cuerpo, justo debajo de la garganta. Si colocas una mano en la clavícula tomarás conciencia de que entra poco aire a pesar de que el esfuerzo no es menor. En la forma en la que respiramos cuando tenemos ansiedad, cuando vamos deprisa, estamos nerviosos o asustados y también de las embarazadas cuando ya están muy avanzadas. Se traduce en el aspecto externo con una piel apagada y reseca, ojos sin brillo, cabello fráfil, mal aliento por la sequedad de las mucosas y en general un estado de ánimo decaído.

RESPIRACIÓN TORÁCICA, se realiza expandiendo el tórax con los músculos intercostales. Tumbada boca arriba hay que concentrarse en las costillas y apoyando las manos en la parte superior del pecho. Al inspirar se dilata el tórax y el pecho se levanta, expandiéndose toda la caja torácica como un globo y al expirar las costillas se juntan de nuevo y el pecho baja. Lo aconsejable es repetir esta tipo de respiración unas 20 veces cada día, al acostarse y levantarse. De esta manera se incrementa el oxígeno y se enriquece la sangre, que es la que alimenta las células, es como si cada día tomáramos un potente complemento vitamínico. Si se tiene una buena respiración torácica tendremos mejor calidad de vida.

RESPIRACIÓN ABDOMINAL, es la más profunda de las tres y consiste en transportar aire a la parte más baja de los pulmones. La respiración es lenta y profunda e interviene en el diafragma, por eso se la conoce también como respiración diafragmática y con ella se consigue la purificación total del organismo. Elimina tensiones y calma la ansiedad. Para realizarla hay que concentrarse en el abdomen, tumbada boca arriba, cuando se inspira se llena de aire la parte baja de los pulmones, desplazando el diafragma hacia abajo y provocando que el vientre salga para fuera. El abdomen se hincha y descenso posterior ocasiona un masaje en toda la masa abdominal.

 

Aprendiendo a combinar las tres respiraciones, nos llenamos de energía, vitalidad y belleza. Llevar mayor oxígeno y vitalidad a cada órgano, consiguiendo una piel radiante y mejorando la autoestima .

La coach Rebeca J. Cirujano, realiza unos talleres en los que la respiración es el motor para atender y conectar los distintos aspectos de nuestro ser que hacen que nuestro aspecto externo se corresponda con nuestra manera de sentirnos. Es nuestro hilo de Ariadna. La herramienta fundamental para expresar nuestro ser.

La respiración nos mantiene conectados a todo, pero sobre todo a nosotros mismos. De la misma manera que cualquier emoción o estado de ánimo va a tener un impacto en nuestra forma de respirar, por eso es muy importante saber respiración en cada situación, según nuestra emoción, salud y estado anímico.

 

Rebeca J.Cirujano (Life coach especializada en belleza, salud y bienestar)

www.coachingmondorebeca.com

 

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *