Piérdete por los rincones más románticos de BÉLGICA

¿Quieres sorprender a tu pareja con una escapada romántica? Sandra Mancebo te propone perderte una escapada idílica para demostrarle a la persona que quieres lo mucho que la quieres. La periodista se ha perdido por algunos de los rincones más hermosos y encantadores de Bélgica y nos narra su experiencia. ¿A qué esperas para seguir sus pasos y sorprender a tu chic@ con esta ruta tan especial?  

 

El sol comienza a brillar con más intensidad anunciando la proximidad del verano. Y tanto calorcito despierta nuestro lado más tierno y romántico… Por eso os hacemos una propuesta con la que sorprender a la pareja: una dulce escapada al país del chocolate y los goffres.

Nuestro viaje de fin de semana comienza el viernes por la tarde en un avión desde Madrid a Bruselas, la capital de Bélgica. Si cogéis el billete con Ryanair, y lo compráis con tiempo, podéis encontrar muy buenos precios y organizaros una escapada maravillosa, a la vez que económica que viene muy bien en estos tiempos. El avión aterrizará en Charleroi, un pueblo a 46 km de Bruselas, pero puedes llegar fácilmente al centro tanto en bus como en tren como en 20-30 minutos.

Esa misma tarde, tras dejar las maletas en el hotel, nos vamos a dar una vuelta por el centro histórico de Bruselas y disfrutar de la “vida nocturna”, por decir algo, ya sabéis que fuera de España, el concepto ocio nocturno es casi “merienda española” para nosotros, aunque algo hay, ahora os cuento. Una primera visita a la famosa y grandiosa Grand Place iluminada bien merece un paseo nocturno, así como las calles aledañas, repletas de restaurantes con las agradables terrazas de invierno y sus estufas, donde deleitarse comiendo el plato más típico belga, los mejillones con patatas fritas.

Pero Bélgica también es conocida por algo más, y es por sus cervezas, y el templo que no debéis perderos para disfrutar de ello es el Delirium Tremens, también ubicado en una de las calles de alrededor de la Grand Place, y que alberga en su interior más de 2000 tipos de cervezas de todo el mundo. Un local con mucho ambiente lleno de estudiantes y erasmus y donde puedes probar hasta cerveza de chocolate.

 

Si uno viaja a Bruselas no puede irse de allí sin pasear por su mítica Grand Place.

 

Aunque el viernes por la noche hicimos una cata de todas las cervezas de la carta, el sábado hay que madrugar porque nos vamos en el tren de primera hora de la mañana a la ciudad de Gante, aproximadamente a una hora de trayecto. La imagen que abre este viaje pertenece precisamente a esta ciudad. Qué puedo decir de ella, simplemente, preciosa… El centro histórico no es muy grande y con una mañana es suficiente para recorrer sus calles empedradas y sus edificios llenos de historia con un encanto sin igual.

Para coger fuerzas, nada mejor que pararse en uno de los puestos de goffres y elegir, tarea difícil como podéis ver por la foto, una fuente de calorías deliciosa, que nos ayudará a seguir con nuestro paseo hastala Catedral San Bavón, el Castillo de los Condes de Flandes, el Ayuntamiento y la Torre del Campanario. Dos miradores preciosos donde tomar buenas fotos son: el Portus Ganda y el puente de San Miguel.

 

Para coger fuerzas a lo largo de la escapada, hay que saborear uno de los dulces o goffres tan típicos de Bélgica.

 

Se va acercando la hora de comer y nos volvemos a la estación de tren para coger el tren rumbo a Brujas, a unos 20 minutos de distancia. Hemos llegado a una de las ciudades más mágicas de toda Europa, un cuento de hadas hecho realidad.

Desde el Minnewaterpark, conocido como el Parque del Lago del Amor, hasta la Torre Belfry, con unas espectaculares vistas de toda la ciudad, haciendo escala en las plazas centrales Markt y Burg con sus famosas fachadas de colores y, por supuesto, dando un romántico paseo en barca por los canales o en coche de caballos… El caso es disfrutar de una paisaje de cuento que invita a enamorarse más aún si cabe.

 

Brujas ofrece un paisaje de cuento que invita a enamorarse más aún si cabe.

 

No dejéis de disfrutar de unas patatas con salsas calentitas sentados en los escalones de la plaza Markt disfrutando del ambiente y de esa estampa tan característica de Brujas.

Nos cogemos el último tren del día y en unos 40 minutos, regresaremos a Bruselas para descansar del largo día.

Amanece el domingo y hoy le toca el turno a conocer la capital de día. A primera hora nos vamos a ver el Atomium, una escultura impresionante por su tamaño, que hará las delicias de los aficionados ala fotografía.

 

Los amantes de la fotografía seguro que se quedan prendados de Atomium, una escultura impresionante por su tamaño.

 

Después, para no cansarnos demasiado ya que están a una distancia considerable unos monumentos de otros, cogemos un bus turístico que nos recorre los principales palacios e iglesias para detenernos en el centro de histórico y disfrutar del mismo, ahora sí, a pie por el entramado de calles. Volvemos a la Grand Place para disfrutar con luz de día de cada una de sus 39 fachadas, dedicar un ratito al shopping en las Galerías Saint Hubert, entrar a la Catedral y, por supuesto, buscar el famoso Manneken Pis, que cuenta la leyenda que salvó la ciudad al apagar con su orina la mecha que los sitiadores de la ciudad encendieron para detonar el explosivo y derrumbar las murallas.

No olvidéis que estáis en la ciudad de Tintín y del comic, así que estar atentos durante todo vuestro recorrido que en cualquier recodo, os podéis encontrar con un mural pintado sobre la fachada de Asterix y Obelix, Lucky Luke o Tintín, entre otros.

 

Bruselas es la ciudad del comic por excelencia. Esta viñeta de Astérix y Obélix es una buena muestra de ello.

 

 

 Por Sandra Mancebo

La Coctelera de Sandra

 

 




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.