jueves , 23 mayo 2024

Déjate seducir por las mil y una noches de ESTAMBUL

35

Visitar una ciudad enigmática, misteriosa y exótica como Istambul, nombre como se la conoce en turco. Respirar su multitud de olores de perfumes y especies, perderse en sus zocos, visitar sus mágicos palacios y sobre todo presenciar sus rojos anocheceres, todo eso lo pone Estambul a tu alcance. Posee casi 12 millones de habitantes es la ciudad más grande de Turquía y posiblemente una de las mayores de Europa. Su historia es inmensa, fue varias veces capital, del Imperio Romano de Oriente, del Imperio Bizantino, del Imperio Otomano y de la República de Turquía hasta 1923 en que fue sustituida por Ankara capital actual.

Su moneda oficial es la lira turca, aunque el euro está totalmente integrado y funciona en todos los establecimientos por lo que ya no es necesario llevar su divisa. Lo más aconsejable a la hora de viajar es buscar un vuelo que vaya hasta el aeropuerto internacional Atatürk, el mayor de Turquía y situado a unos 23 Km. de Estambul que además de ser todo un paraíso cuenta con una gran oferta hotelera adecuada a todos los bolsillos. Una vez en la ciudad una de las cosas que más hay que tener en cuenta es su tráfico, la conducción de los turcos podría decirse que es algo temeraria y repleta de atascos a cualquier hora del día. Una estupenda opción para el visitante es utilizar los ferrys de pasajeros que se desplazan sin ningún problema por las vías fluviales y que te llevan a muchos puntos turísticos de la ciudad.

Casas otomanas de colores conocidas como "yalis" a orillas del Bósforo.

 

Istanbul es la única ciudad que se encuentra asentada entre dos continentes: Europa y Asía, de ahí que puedas encontrar tanta diversidad y riqueza cultural. El Estrecho del Bósforo une el mar de Mármara y el mar Negro que separa la parte asiática de la europea. Un canal de siete kilómetros, el llamado Cuerno de Oro, divide a su vez a la en dos a la parte europea de la ciudad. Estambul, distribuida en tres grandes zonas: la europea, situada al sur del Cuerno de Oro, el barrio de Galata al norte y la ciudad nueva que se encuentra en la parte asiática. Sus anocheceres a orillas del Bósforo invaden todo de una delicada luz rojiza como si un enorme foco iluminase esta capital mostrando el esplendor de su pasado y su futuro repleto de modernidad.

Lugares que no te puedes perder y con los que podrás soñar…

Imagen de la Mezquita de Ortaköy situado en la orilla occidental

 

La Mezquita Azul

Sin duda es la más visitada, debe su nombre a su azul vivo y verde de sus mosaicos.

Es la más famosa y visitada por los turistas. Lleva su nombre por el color azul vivo y verde de sus mosaicos que decoran las cúpulas y su parte superior. Posee 6 minaretes y fue construida durante el reinado del sultán otomano Ahmet I, entre los años 1603 y 1617. Está situada frente a la iglesia de Santa Sofía y muy cerca del Palacio de Topkapi.

La entrada a la Mezquita es gratuita aunque puede darse un donativo para su mantenimiento. Hay que entrar descalzo y cubiertos por un pañuelo como manda la tradición islámica. No se puede pasar con pantalones cortos, ni con los hombros descubiertos.

 

Santa Sofía

Santa Sofía situada en el punto más alto de Estambul, con cuatro minaretes y una cúpula de más de 30 metros de diámetro.

Su nombre turco Aya Sofya, significa casa de la sabiduría divina y es sin duda el monumento más esplendoroso del arte bizantino. En primer lugar fue catedral cristiana, luego mezquita durante cinco siglos y desde 1935 está convertida en museo. Santa Sofía es la primera construcción de base cuadrada cubierta por una cúpula central y dos semicúpulas. Además es la cuarta más grande después de San Pablo (Londres), San Pedro (Roma) y el Duomo (Milán). En su interior no ya que perderse sus maravillosos mosaicos y sus vidrios de colores o transparentes sobre hojas de oro en los que están representadas antiguas escenas bíblicas. Hoy día Santa Sofía a pesar del paso del tiempo continúa siendo un centro de espiritualidad para la oración y la contemplación.

El Palacio de Topkapi

Fue la residencia principal de los sultanes del imperio otomano y sede del gobierno desde 1465 hasta 1853. Está formado por varios edificios situados alrededor de 4 patios a los que se accede a través de grandes portales. Ahora Topkapi ha sido transformado en museo de Antigüedades, donde además de tener una cámara del tesoro donde se exhibe el botín acumulado por el imperio, también se puede ver el famoso sarcófago de Alejandro, el museo de la cerámica turca, el museo de Santa Irene y el museo del arte turco e islámico donde se hayan entre otras cosas algunas de las alfombras más antiguas del mundo. Topkapi es una de las obras musulmanas más grandes y por supuesto uno de los monumentos más visitados y admirados.

Su entrada cuesta unos 10 euros y una vez allí como curiosidad podrás también visitar el Harem (se paga aparte), donde vivían las mujeres y concubinas del sultán, merece la pena te hará trasladarte como si estuviese viviendo un cuento de las mil y una noches.

Estambul está a cada paso repleto de lugares maravillosos a visitar, sitios que no puedes perderte como el Palacio Dolmabahce, la Cisterna Basílica, la Mezquita de Solimán, la Fortaleza de Rumeli Hisari, el Museo Arqueológico y la Fortaleza de Rumeli Hisari entre sus múltiples tesoros.

El paraíso de las compras

Paseando por sus calles encontraréis un montón de comercios, tiendas de artesanía de moda, productos gastronómicos, mercadillos y sobre todo os veréis inmersos en el paraíso de las falsificaciones.

Lo más conocido posiblemente por todos sus visitantes son sus extraordinarias alfombras con una calidad y precio que bien merece la pena volverse con una a cuestas. Si no quieres tener problemas en el aeropuerto recuerda pedir la factura y llevarla en la mano junto con tu billete a la hora de pasar la aduana.

Sus postres típicos como las delicias turcas y los baklavas son riquísimos, económicos y puede resultar un regalo ideal para llevar a la familia.

Si lo tuyo son las antigüedades también disfrutarás paseando y viendo mil tiendas, aunque lo más seguro es que la mayor parte de los objetos que te ofrezcan sean falsos, pero si son auténticos, necesitarás una licencia de exportación del Museo Provincial, algo que aunque es un simple trámite, no te será demasiado fácil conseguir.

Pero sin duda al visitante lo que más le atrae es descubrir que Estambul es un paraíso para comprar ropa falsificada de calidad. Una de las mejores calles es Cadircilar Caddesi, a la que se accede si se llega por el oeste del Gran Bazar y donde parece que todo lo imitable es posible y además está permitido. Bolsos de firmas, ropa, pañuelos, joyas, todo lo que se te ocurra.

Y si finalmente hablamos de sus mercados, Estambul está lleno de infinidad de ellos, pero hay dos significativos que por supuesto no hay que perderse; El Gran Bazar, uno de los más grandes y antiguos del mundo con más de 3600 tiendas y que se extiende por 64 calles, puedes encontrar artesanía, joyas, ropa lo encontrarás abierto de 8,30 de la mañana a 19,30 de la tarde y recuerda que los domingos está cerrado y el Bazar de las Especias, donde podrás comprar productos típicos para preparar a tu vuelta sabrosos platos. Un paseo por los cinco sentidos.

Uno de los mercados más grandes y antiguos del mundo, donde trabajan unas 20.000 personas y más de 3.600 tiendas.

 

Dónde comer en Estambul

Por sus calles hay muchos puestos de comida rápida donde podrás comprarte un kebabs o una pizza turca que resultan bastante económicos.

También verás en las zonas de turismo autoservicios y meyhanes que son locales donde se sirve alcohol, podríamos decir que son casi como nuestras tabernas. Y los lokanta que son parecidos a los anteriores pero de mayor nivel. Por supuesto si tu nivel económico puede permitirse una suculenta cena no dejes de probar sus restoran, o restaurantes que es como les conocemos habitualmente.

Otra posibilidad es según vas visitando sus monumentos o calles, picotear una mazorca de maíz o un helado con puestos que irás viendo a cada paso.

Relajarse en un baño turco

Se conocen Hamman y su traducción sería “que expulsa calor” y que viene a significar algo así como baño. Los baños turcos son la versión otomana de las termas romanas.

En el siglo XVIII Estambul tenía hasta 150 baños. El ritual del baño es una variante más húmeda de la sauna, combinando frío, templado y caldarium. Están decorados con mármol un material que conserva muy bien el calor. Suelen comenzarse con un lavado exfoliante y después un buen masaje bastante fuerte que puede incluso recordar al masaje tailandés. Si quieres acudir a alguno de los más conocidos anota: Hamam de Çemberlitas que está en el centro histórico de la ciudad y el Hamam de Suleymaniye, el único que da servicio mixto, por eso es el elegido por familias y parejas.

Su vida nocturna

No puede decirse que sea una ciudad con una vida nocturna muy ajetreada, pero si que se pueden encontrar sitios donde pasar un buen rato. Aunque más del 95% de su población es musulmana en sus locales te sirven bebidas alcohólicas, cerveza turca, vinos blancos, rojos y el raki la bebida típica de Turquía. La zona de Ortakoy, es donde más gente joven se cita por la noche, hay cafeterías, bares, restaurantes y también discotecas, sin ir más lejos Pasa es una de las más populares. Y si hablamos de discotecas, Reina es una de las más conocidas y llena de glamour, donde acuden los famosos y la gente con mayor poder adquisitivo de la ciudad.

La discoteca Reina una de las más famosas de Estambul para disfrutar de la noche.

 

¿Tienes ya hotel?

Te recomendamos dos hoteles en concreto aunque la oferta hotelera de la ciudad de Estambul es muy amplía. El primero está situado a unos 23 kilómetros de la ciudad y se accede en barco con un servicio del que dispone el propio hotel, el entorno es  para los que quieran soñar con las mil y una noches, se trata del A’jia Hotel 5 estrellas, un pequeño hotel boutique de diseño contemporáneo situado frente al agua, en la parte asiática, se trata de una tradicional mansión otomana a orillas del Bósforo.

 

Una vista maravillosa de la terraza del Hotel A'Jia en medio del Bósforo.

Imagina desayunar en una terraza junto al mar sintiéndote como si estuvieses viviendo un sueño. Infórmate en cualquier agencia de viajes o a través de su Web: www.ajiahotel.com

 

 

Y el segundo se encuentra en pleno centro, en la animada plaza de Taksim con habitaciones lujosas y magníficas vistas al Bósforo. Además de una fabulosa estancia, puedes aprovechar la ocasión para disfrutar de un tratamiento corporal rejuvenecedor, masajes relajantes y por supuesto un fantástico baño turco.

 

 

El hotel pertenece a la cadena hotelera The Marmara Collection. Toma nota de su Web: www.themarmarahotels.com

PASION TURCA, S.L.

RR.PP. Oficina de Turismo de Turquía

 C/Jesús del Valle, 20

28004 Madrid

Por Maite Matallana

BAZAR

ÚLTIMAS NOTICIAS

Noticias Relacionadas

El Hotel Las Arenas Balneario Resort reconocido por los British Airways Holidays

El Hotel Las Arenas Balneario Resort, perteneciente a la cadena española Hoteles...

Gecko Formentera arranca la temporada con Gecko Beach House & Gecko Beach Club

Ubicado en el idílico paisaje de Formentera, a los pies de las...

Un Spa Boutique para reconectar con la naturaleza frente a las Islas Cíes

Diseñado por y para el Atlántico, cediendo todo el protagonismo al entorno...

Son Sabater by Zafiro: Zafiro Hotels abre su primer agroturismo en Mallorca

El Grupo Zafiro da el salto a un nuevo segmento hotelero con la apertura...