POR QUÉ ES IMPORTANTE LA VITAMINA D

La vitamina D es más que una vitamina, ya que también tiene carácter de hormona y regula la expresión de genes fundamentales para mantener una buena salud inmunitaria, con lo que juega un papel importante en el sistema nervioso y muscular y, además, ayuda al cuerpo a obtener el calcio, uno de los principales elementos que constituyen los huesos. La principal fuente de vitamina D en el organismo es mediante la síntesis endógena en la epidermis por efecto de los rayos ultravioleta del sol, si bien, hay algunos alimentos que la contienen de forma natural y que ayudan a alcanzar los niveles óptimos.

Entre las razones que ocasionan un descenso de vitamina D en la población podríamos citar, la disminución de la exposición solar debido al uso de protector solar cada vez más elevado, el escaso o bajo consumo de alimentos fuentes de vitamina D, como pescados azules, huevos o leche, y el aumento en la incidencia de obesidad”, señala María Dolores Mesa García, profesora e investigadora del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos “José Mataix Verdú” de la Universidad de Granada.

El confinamiento, necesario para poder superar la pandemia, ha conducido aún más a una disminución de exposición solar de prácticamente toda la población, por lo que el déficit de vitamina D está afectando a más del 50% de la población, sobrepasa el 70% en las mujeres postmenopáusicas y afecta a la casi la totalidad de personas ancianas, cuyos niveles se encuentran mayoritariamente en valores de deficiencia grave, hecho que hace que la alimentación juegue todavía un papel más importante.

Para conseguir un buen nivel de vitamina D en nuestro organismo, ¿es suficiente con tomar el sol?

Nuestro cuerpo forma gran parte de la vitamina D de forma natural después de la exposición solar durante un periodo corto de tiempo, como 10-20 minutos dos o tres días a la semana, en función de la época del año. Pero hoy día, la exposición al sol se suele hacer con protección solar para tratar de prevenir el envejecimiento y patologías como el cáncer de piel, lo que disminuye la síntesis endógena de esta vitamina. Por eso, los expertos recomiendan ingerir vitamina D a través de la alimentación.

La alternativa, alimentos enriquecidos en vitamina D

Los alimentos que contienen vitamina D de forma natural son pocos, principalmente los pescados grasos, la leche y la yema de huevo, y en ocasiones no se consumen en las cantidades necesarias para tener un aporte suficiente de esta vitamina.

Entre los alimentos más adecuados para ser enriquecidos en vitamina D se encuentran la leche y los lácteos. Al importante valor nutricional de este grupo de alimentos (proteínas de elevado valor biológico, calcio de alta biodisponibilidad, vitaminas del grupo B, etc.) se suman sus características físico-químicas que le permiten ser el vehículo ideal para el enriquecimiento con vitaminas liposolubles, como la vitamina D, además de ser un alimento de consumo diario con alta presencia en los hogares.

Una vitamina fundamental para el correcto desarrollo en los niños

Según resultados del Estudio EsNuPI (Estudio Nutricional en Población Infantil Española), llevado a cabo por la Fundación Española de la Nutrición (FEN) y la Fundación Iberoamericana de la Nutrición (FINUT), una ingesta adecuada de calcio, magnesio y vitamina D en los niños, es esencial para el crecimiento normal, y para contribuir a la prevención de problemas óseos en etapas futuras de la vida.

Según apuntan los investigadores, son de especial interés los resultados obtenidos relacionados con la ingesta de vitamina D, pues su déficit está muy extendido también en la población infantil, y se considera un problema de salud pública. Aunque en ambos casos resultó insuficiente, su ingesta fue significativamente mayor en los niños consumidores de leches enriquecidas, en todos los grupos de edad y sexo, en comparación con la población infantil de referencia.

 

Déficit de vitamina D y su implicación para la salud

  • COVID-19: varios estudios han mostrado que las personas con déficit de vitamina D podrían presentar mayor riesgo de contagio por COVID-19 y que su pronóstico empeoraría significativamente. La vitamina D favorece la respuesta inmunológica frente al coronavirus y es protectora en los procesos cardiovasculares y hemostáticos observados en gran cantidad de pacientes.
  • Niños: la vitamina D es imprescindible para la formación normal de los huesos y de los dientes, así como para la absorción del calcio a nivel intestinal. Su deficiencia puede ser una de las causas de raquitismo en los niños.
  • Mujeres mayores: son uno de los grupos con riesgo más elevado de desarrollar insuficiencia o deficiencia grave de vitamina D. Su implicación en el metabolismo óseo la hace especialmente relevante para la prevención y tratamiento de la osteoporosis y de los consiguientes riesgos de fracturas tras las caídas.
  • Embarazo y lactancia: la dieta debe proporcionar suficientes nutrientes para satisfacer las necesidades nutricionales de la madre y del feto, que permita reducir situaciones como el bajo peso al nacer, la preeclampsia y la mortalidad perinatal.
  • Fertilidad: cada vez hay más evidencia científica sobre la relación entre los niveles insuficientes de vitamina D y la reducción de la fertilidad de las mujeres en general y de las que se someten a tratamientos de reproducción asistida.

Por tanto, la vitamina D es fundamental para muchas de las funciones de nuestro organismo y es importante alcanzar unos niveles óptimos en los diferentes grupos de población. Una exposición moderada al sol y una dieta equilibrada que la aporte son las dos medidas más importantes para alcanzar este objetivo. Los alimentos enriquecidos en vitamina D pueden ser de gran ayuda.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com