CAP ROCAT, un rincón único de MALLORCA para recuperarse del verano

No siempre es posible volver descansado de las vacaciones. En muchas ocasiones regresamos a la rutina más cansados y estresados de lo que nos fuimos. Los largos viajes, la familia y las excursiones resultan agotadoras y hacen que necesitemos un paréntesis que nos ayude a recuperar las fuerzas perdidas antes de afrontar las obligaciones propias del nuevo “curso escolar”. Cap Rocat es un establecimiento idílico de Mallorca que se ha propuesto que sus clientes puedan desconectar y tomarse un último respiro antes de lanzarse a afrontar la rutina del invierno. El clima de esta isla permite que en estas fechas todavía sea posible disfrutar de experiencias tan placenteras como saborear una suculenta cena en pareja a orillas del mar. ¿Se te ocurre una forma mejor de apurar los últimos días de sol y olvidarte de que el verano ya ha llegado a su fin?

 

Para distraer cuerpo y mente, Cap Rocat propone distintas experiencias especialmente diseñadas para cada huésped, para que puedan disfrutar de todas las posibilidades que ofrece la isla de Mallorca y de su clima, que todavía acompaña a principios del otoño.

• Algunas de estas actividades pueden realizarse directamente en el hotel, disfrutando de un entorno único y de todo tipo de comodidades. Este es el caso de las clases de yoga, que se pueden realizar en plena naturaleza, bien sea cerca de un acantilado, rozando la línea del horizonte, en la playa al amanecer con el asana “Surya Namaskar” (el saludo al sol) o en el ocaso, con la magia de la bahía de Palma de fondo con el “Chandra Namaskar” (“el saludo a la luna”).

Y para afianzar esa paz y equilibrio interno y externo, en “El Mirador” los masajes ayurvédicos, el Reiki, y sus tratamientos revitalizantes son sólo algunas de las propuestas para recargar las pilas y poder afrontar el invierno de la ciudad con toda la energía.

• Los más deportistas, que quieran depurarse y coger fuerzas, pueden por su parte beneficiarse del personal trainer de Cap Rocat. Y es que ya son muchos los clientes que salen a correr por la mañana por la fortaleza con un monitor; toman un desayuno revitalizante compuesto por fruta, panes de semillas, zumos detox, etc…; y luego continúan con ejercicios al aire libre o en el gimnasio del hotel para terminar disfrutando de su piscina infinity o del Sea Club.

 

Este establecimiento propone distintas experiencias especialmente diseñadas para cada huésped, para que puedan disfrutar de todas las posibilidades que ofrece la isla de Mallorca y de su clima.

 

El mar

Las primeras semanas del otoño son también perfectas para disfrutar y despedirse del mar. Sin necesidad de moverse del hotel es posible visitar las profundidades del mar y conocer el fondo marino de Cap Rocat, declarado zona protegida. Para ello, el hotel Cap Rocat pone a disposición de sus huéspedes todo el equipamiento necesario y expertos monitores tanto para hacer submarinismo como snorkel.

Para quienes prefieran contemplar el mar desde la superficie, Cap Rocat propone distintas opciones para disfrutar de una jornada de pesca, o simplemente conocer la costa mallorquina. También, tanto desde un barco como desde el aire (ya sea en globo o helicóptero), los apasionados de la fotografía pueden dar rienda suelta a su creatividad con luces aún cálidas y paisajes ya despejados de los turistas que han vuelto a sus casas.

• Otra “Experiencia Cap Rocat” para conocer la isla es recorrer al volante los viñedos mallorquines o visitar los pueblos pintorescos de la Sierra de Tramontana, (declarada Patrimonio de la Humanidad). Una propuesta especialmente diseñada para quienes quieran disfrutar conduciendo coches de leyenda, como un Porche clásico, un Roadster británico o un Fiat Abarth de carreras, y saborear el tentempié, casi de película, que Cap Rocat prepara en sus gigantes cestas de picnic para sus huéspedes más bohemios.

 

La mejor gastronomía

Una despedida de verano perfecta no puede estar completa sin probar todas las posibilidades gastronómicas de la isla. Junto con la mejor experiencia culinaria en el restaurante La Fortaleza y el Sea Club, el hotel ofrece clases de cocina en su “Cocina Payesa”, impartidas por el chef del hotel, Víctor García.

Para los amantes del vino,  el hotel se encarga de organizar degustaciones de vinos, bien sea dentro del hotel o en colaboración con las bodegas de la isla, cada vez más reconocidas. Durante las próximas semanas también tendrán continuidad las cenas maridaje de La Fortaleza, para las que el chef diseña menús especiales para ensalzar las propiedades de los vinos de distintas bodegas españolas.

 

Exclusividad y privacidad

Cap Rocat cuenta con 24 habitaciones, en su mayoría suites aisladas e independientes, situadas en las antiguas troneras de los cañones de la fortaleza, al borde del acantilado. Esto permite que cada una de ellas disponga de tres terrazas privadas, donde tomar el desayuno en la intimidad o disfrutar del infinito Mediterráneo desde su propio gazebo. Todas ellas están equipadas con las máximas comodidades y las mejores calidades para hacer de la estancia algo inolvidable. Con vistas de prácticamente 270 grados, en el enclave que da nombre al hotel, se encuentra la “Suite El Cabo” donde, además de las comodidades comunes a todas las suites, el huésped disfrutará de un amplio salón independiente y de una piscina privada.

Recuperar fuerzas y dejarse mimar en Cap Rocat esta temporada es posible a partir de 450 € las suites y 300 € la habitación doble, incluyendo un desayuno único que dará comienzo a todas esas experiencias “a la carta” que hacen que Cap Rocat vaya ganando incondicionales.

 

CAP ROCAT

Ctra. d´Enderrocat, s/n. Cala Blava – Mallorca

Tel. +34 971 74 78 78

www.caprocat.com

info@caprocat.com

 

 




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com