CLAVES PARA PROTEGER A TUS HIJOS EN REDES SOCIALES

Los peques cada vez acceden antes a las redes sociales y hacen un mayor uso de ellas. ¡Durante el confinamiento su uso se ha disparado! No nos engañemos, en esta época tan complicada les hemos permitido «jugar» más con los dispositivos electrónicos de lo habitual. Teletrabajar con ellos en casa no ha sido nada fácil. En muchos casos nos hemos obligado a abrir un  poco la mano con la tele y la tecnología para poder llegar a todo. Esto les ha permitido tener un mayor conocimiento y control de las redes sociales, una práctica que no tiene por qué ser mala, siempre y cuando no se enganchen ni se expongan más de lo necesario, lo que podría suponer un gran peligro.

José Nobleas, uno de los mayores expertos del momento en marketing digital, nos cuenta cómo podemos manejar esta situación para que no se nos vaya de las manos. La seguridad de nuestros hijos es lo más importante y debemos saber cómo actuar para poder garantizársela. Los consejos de este profesional pueden ayudarte.

 

Cada vez acceden antes a las redes sociales

Las redes sociales cada día son más atractivas para un público joven, muy joven. El número de chicos de entre 13 (e incluso antes) y 16 años que dan de alta su perfil en algunas de las redes más conocidas sube año tras año.

Durante el confinamiento los menores han aumentado el tiempo que le dedican a sus redes sociales pasando de 37 a 83 minutos de media, bajar este ratio va a ser sumamente difícil pero no imposible.

Veamos algunos datos:

  • Instagram. La usan el 47% de los chavales de entre 4 y 15 años pasando, de media, 72 minutos al día.
  • Snapchat. Sube sus usuarios y ya es usada por un 24% del nicho mencionado anteriormente
    *Fuente: Estudio realizado por Qustodio, Junio 2020

¿Podemos hacer algo para que esta situación no se nos vaya de las manos?

Por un lado debemos fomentar que las redes son un entretenimiento, sólo eso. Hay límites que nunca debemos pasar como enviar fotos nuestras, compartir imágenes de terceros, geolocalizar las publicaciones, difundir agresiones y accionar vejatorias…

Los padres debemos educar a nuestros hijos en que hay líneas que no se deben pasar pero que no actuaremos como policías, si no como asesores. Por así decirlo, no se trata de prohibir, se trata de que acceda a las redes con plenas garantías de seguridad.

En una primera fase ayudará mucho que los accesos a las redes se hagan siempre en casa, en un lugar visible (el salón, por ejemplo) y con un adulto cerca. No es espionaje, buscamos que en caso de duda nuestro hijo nos tenga cerca.

Entendido esto hay algunas claves que debemos seguir antes de poner un móvil en manos de nuestro hijo:

  • La privacidad es personalizable, elije la configuración que más proteja a tu hijo, blindándole de lo que pueda llegar hasta él.
  • Que se rodee de amigos de verdad, no todo vale por aumentar los seguidores.
  • Los padres con hijos menores de edad deberían chequear las publicaciones antes de postearlas. Con tal de tener más likes que sus amigos se suelen traspasar determinadas fronteras…
  • En caso de que reciba mensajes de terceros o tenga acceso a material delicado deberá ponerlo en conocimiento de los padres inmediatamente.

Hay que entender que si actuamos como policías, en caso de que nuestro hijo tenga algún problema no se sentirá cómodo comentándonoslo, se lo callará y el problema se irá haciendo mayor día a día. Aquí cobra especial importancia ganarnos la confianza de nuestro hijo y hacer de esta aventura digital un paseo agradable.

Si nuestros hijos ya no son menores pero hemos hecho un trabajo previo, no tenemos que preocuparnos en exceso. El problema llega cuando acceden a las redes con 18 años y entran en conflicto directo con la sensación de “ser popular”.

Todo vale para ganar seguidores, likes, retuits, reproducciones en tik-tok…y esto es lo que no debemos permitir. Con tal de tener likes podemos caer en la tentación de compartir determinados contenidos que, a corto plazo, podría constituir un delito. Es importante que los chicos entiendan que no todo vale en este juego.

Las redes sociales de nuestros hijos serán un lugar privado, pero eso no quita que debamos ignorar todo lo que publiquen. Una buena idea es ser seguidor de nuestro hijo, de esta manera veremos su actividad pero no tendremos que actuar de manera directa. Muchos padres se abren perfiles “falsos” para seguir a su hijo sin que éste sepa quién es realmente.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.