GRÀCIA, UN PUEBLO DE TODA LA VIDA EN UNA CIUDAD GLOBAL

Esto que podría parecer un anuncio de compraventa de inmuebles e incluso de uno de los numerosos pueblos abandonados que existen en España, no es más que la descripción de una pequeña ciudad, Gràcia, como se le denomina simplemente en catalán, dentro del casco urbano de Barcelona.

Si se centran en su plaza,  siempre está llena de terrazas, de niños, de turistas y de vecinos de toda la vida. Castellers, cabezudos, gigantes, sardanas, bodas, conciertos y actos reivindicativos que tienen lugar durante todo el año animan una plaza que es el corazón y la esencia misma del barrio, un barrio insólito dentro de una ciudad moderna, casi avanzada a la actualidad y en plena y constante ebullición como es Barcelona. Hablar de motivos para visitarla sería algo absurdo, no porque sean interminables, sino porque el primero es ella misma, está ahí y hay que ir. La Ciudad Condal es una ciudad que ofrece muchísimo y hay que visitarla al menos una vez en la vida.

Solo sus monumentos atraen a millones de visitantes cada año que no pretenden ni tienen otro objetivo que deleitarse en su contemplación. Los rápidos y modernos medios de transporte les permiten una visita de fin de semana y preparar las siguientes, porque una les valdrá para darse cuenta de todo lo que deben aún conocer y visitar, y la Villa de Gracias merece una visita particular y en exclusiva.

Por hacer un poco de historia sobre la bellísima Plaza de Gracia, recuerden que cuatro han sido los nombres oficiales de la plaza: plaza de Orient, de la Constitució, de Rius i Taulet y, finalmente, de la Vila de Gràcia. Aquí han transcurrido episodios históricos, como el de la Revuelta de las Quintas en 1870, durante la cual según explica la tradición tuvo lugar un acto de insurrección cuando los vecinos se negaron a inscribir a sus jóvenes en el ejército. La campana de la entonces plaza de Orient empezó a sonar en un llamamiento a la resistencia que se volvió simbólico, y no paró en seis días, pese a que las tropas la cañonearon. Allí podrán contemplar su emblemática Torre del Reloj y otros lugares de interés. Pero sobre todo podrán vivir una ciudad de las de siempre dentro de una ciudad de futuro.

Visiten Gracia en Barcelona y vuelvan maravillados y asombrados ante el encanto de una pequeña ciudad que conserva toda la magia que creían perdida.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.