ALEGRÍA

Foto de portada: Photo © M.G.C.G
MAD Generation Consulting GROUP

 

«DEFENDER LA ALEGRÍA COMO UNA TRINCHERA. DEFENDERLA DE LA RUTINA, DE LA MISERIA Y DE LOS MISERABLES. DE LAS AUSENCIA TRANSITORIAS Y DE LAS DEFINITIVAS (Benedetti)».

Grande Benedetti con esta estrofa de uno de sus maravillosos poemas. Desde aquí, también defiendo la ALEGRÍA. Ardua y difícil batalla en los tiempos que corren, donde para mucha gente de pronto todo se vuelve en blanco y negro. Hay  muchas personas que nunca llegan a saber lo que es el color, nacen y viven en la oscuridad de la miseria, nacen, muriendo rápido, porque no tienen ni lo básico, para que  sus ojos puedan, o tengan la capacidad de atisbar el gran arco iris de colores que es la vida… Así es, pero en este momento, en este país, donde «los hombres de negro» nos están dejando un panorama bastante desolador para mucha gente, entiendo que, de alguna forma, de alguna manera, nuestra única forma de salir de «sus garras» es a través de la creatividad, ser solidario con el de enfrente y sacar la ALEGRÍA allá donde la tenemos, porque todos la tenemos, solapada, guardada para las ocasiones… Pues ahora es LA OCASIÓN… Todo se contagia, si entramos en depresión y nuestra actitud es negativa y pesimista (aunque motivos tengamos), a los que tenemos cerca se la transmitimos, y ellos a su vez a otros y así se convierte en LA GRAN DEPRESIÓN, y esto suele conllevar también a inseguridad y miedos y EL MIEDO PARALIZA… Por todo ello, reivindico LA ALEGRÍA. Hagamos un esfuerzo, no tenemos nada que perder y sí mucho que ganar… Una risa es curativa, una sonrisa cura, alivia y amortigua tantas cosas… Situaciones precarias, dolor, dolor de amor, partidas que te parten el corazón…

A muchos nos sobran los motivos para tener ALEGRÍA, aunque también tengamos nuestras tristes ausencias, necesidades, ayyy pena, penita, pena, que cantaba nuestra Lola, pero como digo, tenemos que remontar los que en la balanza de nuestra vida, se inclina casi siempre por motivos como estar felices, tenemos para ir viviendo, que es mucho, por tanto, podemos disfrutar de la maravilla que es el existir, el vivir, este viaje apasionante y lleno de sorpresas que es la vida… Por lo cual tenemos la obligación de dar ALEGRÍA a quien no la tiene, a crear atmósferas bellas y en armonía para que la gente de nuestro entorno se encuentre mejor en los momentos de adversidad….

Reivindiquemos la ALEGRÍA frente a la miseria y los miserables, como bien dice el gran Benedetti.

Y como también otro grande como Neruda, en otro bello poema, dice… “A PESAR DE TODO SOY FELIZ, QUÉ SE LE VA HACER…”

 

 Cristina López del Hierro

 

 

 




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.