MIREIA CANALDA: “Desde que estoy embarazada me paso el día comiendo chuches y dulces”

Unos rasgos exóticos, un cuerpazo de infarto y un carácter extrovertido han convertido a Mireia Canalda en uno de los rostros imprescindibles de la moda española. En estos momentos se encuentra un poco desconectada de este mundo, pero no porque no le lluevan las ofertas, sino porque está embarazada de cinco meses y quiere disfrutar de esta etapa tranquila y junto a su chico, Felipe López. Ambos están emocionados con la dulce espera y están deseando que llegue junio para ver la carita de su primera hija, que se llamará Inés.  Y como los bebés siempre vienen con un pan bajo el brazo, Mireia y Felipe están montando una nueva empresa: una agencia de comunicación a la que han bautizado como “La señorita NESS” en honor a la pequeña que viene en camino.

Entre proyectos personales y profesionales, hemos querido preguntarle a Mireia qué hace para estar siempre tan estupenda. ¿Queréis conocer los secretos de belleza de esta impresionante mujer? Prestar atención, pues nos ha confesado todos sus trucos.

 

-Mireia, cuéntanos tu gran secreto para lucir siempre una figura perfecta y un aspecto impecable.

Aunque parezca un tópico, una de las cosas más importantes para estar bien por dentro y por fuera es beber mucha agua. Ayuda a eliminar toxinas, adelgaza, impide la retención de líquidos previniendo la aparición de celulitis y mejora mucho el aspecto de la piel. ¿Qué más se puede pedir?

 

-¿Cuidas mucho tu alimentación?

La verdad es que no cuido demasiado mi dieta; de hecho nunca hago dieta. Sólo suelo fijarme en cómo combinar los alimentos, que eso es lo que realmente engorda y nos hace daño. Mis hábitos alimenticios son bastante sanos: no incluyen fritangas ni bollería. En mi casa siempre me enseñaron a comer de forma saludable. Cuando quiero darme un capricho, siempre prefiero salado antes que dulce.

 

Alguna vez, antes de un desfile de alta costura, he seguido una dieta de choque durante algunas semanas, pero no es nada recomendable”

 

 

-¿Tienes que privarte de ciertos alimentos o eres de las que puedes permitirte comer de todo?

Se debe comer de todo y así lo hago, pero siempre trato de consumir los carbohidratos solos, las proteínas con verde… Como digo, hay que saber cómo mezclar los alimentos entre sí para que la dieta resulte sana. En contadas ocasiones, cuando tenía que participar en pasarelas de alta costura, sí seguía una dieta de choque durante algunas semanas, pero no es nada aconsejable.

 

-Ahora que estás embarazada, ¿has tenido que modificar tu dieta?

Me estoy portando muuuuuy mal… Todo lo que no he hecho nunca, lo estoy haciendo ahora. Me paso el día deseando chuches, dulces… Y me lo permito. El embarazo es un estado fantástico de la mujer y me estoy mimando al máximo.

 

-¿Has notado algún cambio en tu piel o en tu cabello?

Sí, mi piel tiene algo parecido a una erupción, exceso de espinillas y el poro más dilatado que de costumbre. He probado mil cosas y de momento lo único que me está funcionando es beber extra de agua y aplicarme aceite de Romero. El pelo también me ha empeorado; lo tengo mucho más seco. Me hago mascarillas con aceites diversos, pero no logro grandes avances.  

 

-¿Te preocupa coger mucho peso en esta etapa?

Sé que voy a coger varios kilos de más, pero no me preocupa nada. Soy muy activa y sé que después de que nazca Inés me pondré las pilas para recuperarme. No tendría que pensar así y debería prevenir antes que curar, pero he decidido mimarme y cuidarme en esta etapa.

-¿Qué productos de belleza no faltan en tu rutina diaria?

Tónico de agua de rosas, aceite de Romero, aceite de aloe, aceite de almendras y vaselina pura para labios. 

 

 

Felipe no usa muchos cosméticos; su estantería tiene desodorante, perfume y maquinilla de afeitar. Poca cosa más…”

-¿Compartes algún cosmético con Felipe?

No. La verdad que Felipe no usa muchas cositas. Su estantería tiene desodorante, perfume y la maquinilla de afeitar. Poca cosa más. 


-Tu profesión te obliga a maquillarte muy a menudo, ¿eres disciplinada a la hora de  retirarte el maquillaje?

Tengo que confesar que antiguamente era un poco desastre en eso, pero desde hace un par de añitos, limpiarme bien la cara antes de acostarme se ha convertido en algo sagrado. Es fundamental para tener la piel luminosa y bonita.  

-En tu vida cotidiana, ¿te gusta maquillarte o prefieres ir con la cara lavada?

Sólo me maquillo por obligación. En mi vida cotidiana soy muy poco presumida. Apuesto por looks prácticos y muy naturales.

-En tu bolso nunca falta…

Siempre suelo llevar algún labial reparador o vaselina pura. Y, desde que estoy embarazada, también llevo una piruleta, chupachups o suggus. Así si me entra el gusanillo del hambre no me pongo muy pesada (risas). 
-Nunca sales a la calle sin aplicarte…

Desodorante. 

 

 

Soy partidaria de la cirugía estética, pero estoy totalmente en contra del abuso”

-Un truquillo casero de belleza

De vez en cuando me hago mascarillas de aceite virgen tanto en pelo como en la piel. Eso sí, después hay que lavarse muy bien, porque pringan muchísimo y cuesta mucho retirarlas.

-Tienes una melena preciosa, ¿cómo la cuidas?

Desde hace algún tiempo me aplico la mascarilla después de pasarme una toalla y retirar la humedad del cabello. No me la enjuago, porque tengo el pelo muy seco. Ah! Quiero desmitificar la historia de que lavarse el pelo a diario es malo. Hace tiempo que lo hago y mi melena está incluso mejor que antes.  

 

-¿Eres partidaria de la cirugía estética?

Sí, pero estoy totalmente en contra del abuso. Cada edad tiene su historia y debemos concienciarnos del paso de los años; no luchar en su contra. Estoy a favor de pequeños retoques que no cambien las facciones ni las formas. Lo ideal es que estos retoques te mejoren, pero sin notarse demasiado. 

 

 

Claro que me sometería a algún retoque: me podría hacer una liposucción, arreglarme el pecho, retocarme alguna arruguita… pero lo veo como parte de un futuro lejano”

 

 

-Tú estás estupenda, pero… ¿te plantearías someterte  a algún retoque? ¿Qué te harías?

Claro que sí. Yo me podría hacer una liposucción, arreglarme el pecho, retocarme alguna arruguita… Pero la verdad es que lo veo como parte de un futuro lejano. Ahora no me lo planteo para nada.

 

-¿Algún complejillo confesable?

Odio mis axilas. Son herencia familiar. 
-¿Te gusta practicar deporte?

Nunca he sido constante practicando deporte: unos meses me apunto al gim, luego me canso y me apunto a sacarme el hándicap de golf hasta que lo logro, después bailo salsa… Me canso de hacer siempre lo mismo, pero como soy muy activa siempre estoy haciendo algo. Lo que sí es cierto es que la temporada en la que mejor he estado físicamente iba al gimnasio cinco días a la semana y hacía 30 minutos de bici, abdominales y sentadillas. No es demasiado, pero no fallaba un día.

 

-¿Sigues practicando deporte con el embarazo?

No estoy haciendo nada y debería, porque lo noto muchísimo. Todas las semanas digo que me voy a apuntar a algo, pero el cansancio y la pereza me llevan atacando desde el comienzo del embarazo y no me dejan hacer nada. Después lloraré (risas)…

 

 




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.