DIEZ CONSEJOS PARA PREVENIR LA HINCHAZÓN EN VERANO

Con el calor ¿quién no ha terminado a media tarde con las manos, tobillos o piernas hinchados, hasta el punto de que las joyas o el calzado aprietan? La retención de líquidos y la sensación de distensión abdominal es una incómoda realidad esta época. Además, este año, las altas temperaturas están siendo más extremas y por ello, es importante hacer hincapié en descubrir ¿por qué sucede esto? y saber cómo poner remedio. Los expertos asesores de Lev Your Nutrition Expert, nos dan las claves para solucionar este incómodo problema veraniego:

 

1-Te estás hidratando poco

La deshidratación estival es bastante frecuente, bien por estar expuestas a altas temperaturas o por no beber con la frecuencia adecuada. Sea por lo que sea, alcanzados ciertos umbrales, nuestro cuerpo se pone en “modo ahorrador” y guarda el agua que todavía tiene. Cuanto menos bebemos, más retención de líquidos experimentaremos. ¿La solución? beber a menudo. Eso sí, evitando beber mucha agua fría de golpe porque se corre el riesgo de sufrir un shock térmico e incluso, el riesgo de tener un corte de digestión. En El Bar de Aguas de Lev, hay muchísimas opciones para divertirnos mientras nos hidratamos. Desde Agua Negra, de sabores, especial para la práctica deportiva o agua procedente de un iceberg de Groenlandia. Un universo de opciones para pasar evitar el calor y evitar la retención de líquidos  de forma diferente.

 

2-Cuidado con los edulcorantes 

Los edulcorantes suelen producir flatulencia y dilatación estomacal. También, atención a los zumos y bebidas carbonatadas, ricos en azúcares y provocan picos de hiperglucemia en sangre nada sanos, además de hinchar bastante. “Apuesta por bebidas ricas en proteínas, bajas en hidratos de carbono, sin azucares añadidos y con bajo valor calórico, fáciles y prácticos para llevar donde sea, ayudando a mantener el peso a raya”. En Lev existen muchas posibilidadesrecomiendan los expertos del método Lev.

 

3-Evita el consumo de alcohol y cafeína 

El alcohol por sí mismo provoca vasodilatación. La cafeína, por su parte, en altas dosis, puede provocar efecto rebote y retención de líquidos.

 

4-Vigila la sal

Los alimentos ricos en sal, además de provocar problemas graves de salud, también favorecen la retención de líquidos. Hay que vigilar el consumo de alimentos como embutidos, encurtidos y quesos. Algunos snacks y conservas son productos muy socorridos para preparar comidas rápidas y que abundan en las reuniones con familia o amigos, tan propias del verano.

 

5-Huye del calor y muévete 

Las altas temperaturas favorecen la vasodilatación generalizada de venas y arterias de nuestro cuerpo. La sangre circula más lentamente y eso conduce a una mayor retención de líquidos. ¡La sangre es uno de nuestros principales líquidos! Disfruta a la sombra y no salgas ni te expongas en las horas centrales del día o si hay olas de calor. Además, es clave hacer algo de ejercicio, aunque sea ligero (pasear o andar a paso ligero) mejora la circulación sanguínea y, con ello, el retorno venoso.

 

6-No te dejes arrastrar por los carbohidratos

El consumo de carbohidratos es necesario para poder tener reservas energéticas. Sin embargo los carbohidratos se almacenan en los músculos como glucógeno, un compuesto que tiene afinidad por el agua de manera que la arrastra al interior de las células musculares. Por cada gramo de glucógeno se almacenan unos tres gramos de agua. Si se sigue una alimentación reducida en estos nutrientes se perderá volumen y peso de forma rápida, evitaremos la hinchazón y nos sentiremos más ligeros.

 

7-Buenos hábitos y rutinas alimenticias, también en esta época. 

La rutina de alimentación en verano no debería alterarse, sino adaptarse, primando el consumo de alimentos frescos como verduras y fruta y posicionando el agua como base para la buena hidratación” detallan desde Lev. Además, para evitar la inflamación, es recomendable intentar bajar de peso, ya que así se consigue reducir esa hinchazón de la retención de líquido y estaremos más ligeros. “Si cuidamos nuestra alimentación en verano, evitaremos también el temido efecto rebote que se provoca cuando pasamos de cero a cien a gran velocidad”, añaden.

 

8-Las especias son para el verano

Las hierbas aromáticas (como puede ser el perejil o la albahaca) ayudan a mejorar la circulación sanguínea. Además, el picante es un aderezo ideal para combatir el calor veraniego, ya que la capsaicina (el compuesto químico responsable de la percepción picante) provoca sudor facial que, cuando se evapora, genera una sensación refrescante que resulta muy agradable.

 

9-Apuesta por la fruta con mayor capacidad drenante

El melón o la sandía pueden ser una buena opción, ya que tienen un alto contenido hídrico y pocas calorías, los cítricos que, además, aportan vitamina C y la piña, que es rica en enzimas digestivos.

 

10-Deja de lado las comidas copiosas y mastica despacio

El consumo de comidas grasas o copiosas no sólo nos hacen sentir una digestión más pesada, también incrementa nuestra propia temperatura corporal. “En su lugar, recomendamos apostar por elaboraciones más ligeras.¡Ni siquiera hay que cambiar los ingredientes! Probando sólo con la forma de cocinarlos o el tamaño de las raciones, es suficiente” aconsejan desde Lev». Otro punto importante es cómo y cuánto masticamos, Comer muy rápido y sin prestar atención a la masticación es una de las causas de una mala digestión y posterior hinchazón abdominal. Masticar bien los alimentos, procurando que no entre demasiado aire, es clave”, concluyen desde Lev.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com