lunes , 20 mayo 2024

CINCO ‘ASANAS’ DE YOGA PARA HACER EN LA PLAYA

67

No hay duda de que la playa es uno de los mejores escenarios para practicar yoga cada día. No solo porque respirar un aire limpio purifica los pulmones, sino por otras muchas razones tales como: La facilidad de la arena para practicar posturas imposibles, la absorción de vitamina D proveniente sol, el murmullo de las olas como sonido relajante y porque sin duda, este entorno natural hace más fácil la conexión con el universo, lo cual te llena de vida y energía.

Kelly de Melo, profesora del centro Bikram Yoga Spain Chamberí (Madrid), recomienda estas cinco posturas para practicarlas al amanecer o a última hora de la tarde, sobre la arena.

 

Utkatasana

Postura de la incomodidad: Es perfecta para fortalecer y tonificar la musculatura de las piernas, aumentando también la fuerza y flexibilidad de pies, tobillos y alineando nuestro sistema óseo. Se trata de separar 15-20 cms los tobillos (puedes comprobar la distancia con dos puños) y, manteniendo tobillos, rodillas y hombros alineados, estirar los brazos hacia delante y bajar con la espalda recta hasta estar sentado como si tuvieras una silla imaginaria. Hay que aguantar intervalos de 20 segundos. Después repites el proceso, pero de puntillas y por último, lo repites juntando las rodillas y bajando hasta estar tus muslos paralelos al suelo.

 

 

El saltamontes o salabhasana

Tumbado en el suelo boca abajo, pon tus palmas contra el suelo con los brazos estirados a lo largo y debajo del cuerpo y los codos y meñiques tocándose. Levanta una pierna a 45 grados y aguanta durante unos 20 segundos arriba. Bájala, e inmediatamente levanta la otra. Esta postura fortalece y tonifica piernas y especialmente glúteos.

 

Tulandasana o postura de equilibrio

Junta las palmas encima de la cabeza con los brazos estirados y pegados a las orejas. Da un pequeño paso hacia delante con una pierna y mantén la otra estirada en el aire. Poco a poco ve levantando la pierna trasera y bajando los brazos hacia delante manteniendo la espalda estirada hasta formar una T mayúscula perfecta. Esta postura o asana nos hace ganar fuerza en glúteos, espalda y, en general, la parte posterior de la musculatura, además de hacernos ganar en equilibrio físico y mental.

 

 

Bhujangasana o cobra

Promueve la apertura del pecho y la fortaleza de la espalda y es buena para corregir las malas posturas que nos provocan dolores de espalda.

Tumbado boca abajo, junta los pies y pon las manos en el suelo, apoyando las palmas a los lados de tu pecho. Levanta la mirada hacia el techo levantando a su vez la espalda como una cobra y preocúpate de hacer la fuerza con la espalda. Las manos solamente deben servirte como apoyo para no perder la postura, pero deberías poder levantarlas del suelo y mantenerte en la misma altura, no se trata de empujar con ellas. Mantén la postura unos 20 segundos  y baja.

 

 

 

Savasanao postura del cadáver

La más importante para realizar entre posturas y después. “Túmbate boca arriba con los brazos a lo largo del cuerpo a los lados y los talones tocándose, centra tu mirada en un punto en el cielo, y respira profundamente contando mínimo 4 segundos de inhalación y de exhalación. Tus talones se tocan y tus pies caen a los lados. Intenta mantener tu mente presente en la playa, no pienses en cosas del trabajo, en problemas, no pienses en nada. Únicamente en relajar cada músculo de tu cuerpo y disfruta tu quietud.

 

 

BAZAR

ÚLTIMAS NOTICIAS

Noticias Relacionadas

¿Cómo es el proceso de la Inseminación Artificial? Todo lo que debes saber

La finalidad de la inseminación artificial es facilitar la fecundación con el...

Claves para regular el tránsito intestinal cuando sales de viaje

Con la llegada de las vacaciones de Semana Santa, muchos son los...

Dormir bien aumenta la masa muscular. Cómo regular tus hábitos de sueño

Seguramente habrás oído o leído anteriormente que nuestro cuerpo es dependiente del...

¡Atenta a estas señales! Cómo detectar que estás en una relación tóxica

Dice el refrán que «Más vale solo que mal acompañado» y no...