sábado , 18 mayo 2024

CÓMO PREVENIR LESIONES COMUNES EN VERANO

26

Por fin llega el verano y con él las ansiadas vacaciones. Nuestra vida cambia por unos días, dejamos atrás nuestras obligaciones cotidianas, las pesadas responsabilidades, y nuestro organismo, inconscientemente, deja de estar alerta. En otras palabras: nos relajamos frente a ciertas señales de peligro.

 

Mucho ojo en la carretera

El primer escenario al que tenemos que enfrentarnos es la carretera, donde cada año se producen millones de desplazamientos. Una de las lesiones más comunes, y que pueden arruinar nuestro periodo de descanso es el llamado “latigazo cervical”, que se produce mientras conducimos y nuestro vehículo es alcanzado por detrás. En este tipo de accidentes, recibimos un impulso hacia adelante debido al impacto trasero, de forma que el cinturón frena nuestro cuerpo pero la cabeza permanece libre, moviéndose hacia adelante y formando un curvatura con el cuello. El resultado de este movimiento es una lesión en las estructuras posteriores del cuello.

Los síntomas de este tipo de lesión pueden tardar varios días en aparecer, por lo que es de vital importancia que si hemos sufrido un fuerte impacto acudamos al servicio de urgencias más cercano. Algunas manifestaciones del latigazo cervical son, dolores del cuello y rigidez, dolores de cabeza, dolores de espalda, sensación de hormigueo (en la cara, en el pecho, en los brazos o manos),  ansiedad, mareos, pérdida de audición o doble visión, irritabilidad, alteraciones en la memoria, fatiga, dificultades para dormir y concentrase…

Ni que decir tiene que el cinturón de seguridad nos salva la vida, pero Ata Pourmini  incide, además, en que es capital llevar el reposacabezas en la posición correcta, es decir la parte superior del reposacabezas debe de coincidir con la parte superior de nuestra cabeza. De esta forma podemos evitar lesiones tan graves como fracturas de vértebras.  

Como tratamiento, el autor de  “Tú eres tu medicina” recomienda su especialidad: la quiropráctica, un tratamiento seguro y eficaz que recupera la normalidad de la columna vertebral tras haber sufrido un accidente.

 

Cuidado con las zambullidas en el agua

Por supuesto, las zambullidas irresponsables en piscinas, pantanos y playas pueden producirnos una lesión medular importante. Lo más común, afortunadamente, suelen ser  lesiones de columna, cuello y espalda, que pueden también ser tratadas con quiropráctica. 

En cualquier caso, la norma básica es no mover al accidentado ni tocar su cuello hasta la llegada de los servicios de emergencia. Para prevenirlo, comprobar siempre la profundidad del lugar donde nos vamos a zambullir y no tirarse de cabeza en zonas desconocidas.

 

Esguinces y torceduras

Menos importantes, pero aparatosos son los esguinces, torceduras y contracturas musculares. La mayoría, producidos en la práctica del deporte en zonas de suelo irregular, de playa y montaña.

Para prevenirlas, además de ir con cuidado, es conveniente utilizar calzado cómodo y adecuado a la actividad que vayamos a realizar y evitar malas posturas.

 

Ata Pouramini

Es orientador en salud, experto en nutrición y  uno de los quiroprácticos más reconocidos. Tiene en Valencia una de las consultas más importantes del mundo. Estudió Nutrición en la Oxford Brooks University, es Licenciado en Ciencias Humanas, Master en Ciencias Quiroprácticas, Doctor en Quiropráctica  y miembro de la Asociación Española de Quiropráctica.

Autor del libro “Tú eres tu medicina”.

 

 

BAZAR

ÚLTIMAS NOTICIAS

Noticias Relacionadas

¿Cómo es el proceso de la Inseminación Artificial? Todo lo que debes saber

La finalidad de la inseminación artificial es facilitar la fecundación con el...

Claves para regular el tránsito intestinal cuando sales de viaje

Con la llegada de las vacaciones de Semana Santa, muchos son los...

Dormir bien aumenta la masa muscular. Cómo regular tus hábitos de sueño

Seguramente habrás oído o leído anteriormente que nuestro cuerpo es dependiente del...

¡Atenta a estas señales! Cómo detectar que estás en una relación tóxica

Dice el refrán que «Más vale solo que mal acompañado» y no...