PAGOS DE NEGREDO CRIANZA 2010, UN VINO PARA SABOREAR LA NAVIDAD

Pagos de Negredo Viñedos, la bodega  palentina situada en pleno corazón del valle de Arlanza (DO Arlanza), pone a la venta la nueva añada de su vino Crianza, Pagos de Negredo Crianza 2010, elaborado a partir de unos viñedos con nombre de “château” y más de 100 años de historia. Este delicioso caldo destaca por su conjunción de aromas a frutas y especias, muy característica de su terruño. Se trata de una opción inmejorable para saborear los platos más típicos de la Navidad, como los embutidos, patés o carnes asadas.

 

 

PAGOS DE NEGREDO CRIANZA 2010

Con una crianza de 12 meses en barricas de roble francés y americano, es un vino limpio y brillante, Pagos de Negredo Crianza 2010 es un vino de color rojo cereza con reflejos rubíes. La conjunción de frutas y especias que posee le proporciona unos elegantes y sutiles aromas, unidos a otros como toffee, tabaco y clavo. En boca es muy frutal, con un toque cremoso y carnoso.

Un compañero ideal y con una excelente relación calidad/precio (4 estrellas Guía Peñín 2014) para poder saborear de principio a fin las largas y abundantes comidas de las fiestas navideñas y disfrutar de los platos más típicos, como los embutidos ibéricos, quesos, patés y carnes asadas.

PVP: 7 €

 

 

 

UN VINO CON MUCHA HISTORIA

La historia comienza en 1865 de la mano de Don Manuel Cámara, propietario de la finca “Chateâu Negredo”, que se codeaba con los exportadores y los nobles de la época en las primeras Exposiciones Universales de Vinos, en las que consiguió premios muy importantes: Medallas de Oro en las Exposiciones de Amberes en 1885 y en París en 1898,entre otras.

Ya en 1997, la familia Primo Cavía, de 11 hermanos y natural de Palencia,  adquiere 22 hectáreas de la finca, con el fin de recuperar la tradición de un viñedo centenario y seguir creando vinos de éxito en una Denominación de Origen por descubrir y con una gran proyección de futuro, Arlanza.

Las viñas con las que se elabora este vino, 100% Tinto Fino, están situadas entre roquedales y encinares, a 740 metros de altitud sobre el valle de Arlanza, en Palenzuela (Palencia). La antigüedad y mineralidad de sus suelos calcáreos y el clima característico de la zona le aportan rasgos diferenciadores, alejados de los cánones más conocidos de esta variedad en otras Denominaciones.

 




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com