CONTROLA TU DIETA DURANTE EL EMBARAZO

El embarazo es una etapa preciosa para la mujer, pero también está repleta de cambios que a menudo no resultan fáciles de llevar. Quizá una de las cuestiones que más preocupan a las futuras mamás es la alimentación. Si llevar una dieta sana y equilibrada es fundamental durante toda la vida, aún lo es más durante este periodo. Las necesidades alimenticias cambian durante el embarazo y, además, hay que satisfacer en la medida de lo posible todos los requerimientos nutricionales del bebé que viene en camino.  También es importante no coger más peso del necesario, pues el sobrepeso podría causar molestias a la futura mami y hacer más complicado el momento del parto. La clínica ADELGAR, experta desde hace casi veinte años en dietética y nutrición, ayuda a muchas personas a conseguir su peso ideal y, cómo no, asesora a numerosas mujeres embarazadas para asegurarse de que siguen unas pautas correctas de alimentación y no engordan más de lo recomendable.

 

No es cierto que una mujer deba  “comer por dos” durante el embarazo, lo que debe hacer es “comer para dos”, que es muy diferente. ¿Qué significa esto? ADELGAR nos explica que comer para dos implica hacer algunas modificaciones en la dieta, como aumentar la ingesta de calcio, proteínas esenciales, minerales y vitaminas, pero esto no significa necesariamente aumentar las calorías de nuestra dieta diaria.

Antes de hacer un seguimiento a cualquier embarazada, la doctora del centro, Inés de Miguel Pérez, y su equipo realizan un estudio exhaustivo de la paciente para conocer con detalle su estado físico. Este paso es fundamental en cualquier persona que vaya a iniciar cualquier tipo de dieta (de adelgazamiento, deportiva, de mantenimiento…), pero aún es más importante en el caso de una gestante, puesto que hay un bebé en camino que requiere una especial atención. Es necesario tener en cuenta variables como el peso de partida de la futura mamá, sus carencias nutricionales, sus hábitos y gustos alimenticios, su nivel de actividad diaria… De este modo se le podrá indicar una dieta personalizada y adecuada a todas sus necesidades y a las de su hijo.

Además de ofrecer pautas y menús saludables, Adelgar hace un seguimiento progresivo de la mamá, ya que las necesidades van cambiando según el momento del embarazo y hay que ir adaptando los menús a cada trimestre de la gestación y a los cambios que la mami vaya experimentando.

Los profesionales de este centro nos explican cuál es el aumento de peso adecuado durante el embarazo y, a pesar de la importancia de estudiar cada caso en concreto, nos ofrecen algunas pautas generales.

                                

Aumento de peso adecuado:

No todas las mujeres parten de un peso saludable cuando se quedan embarazadas. Este es un factor determinante a la hora de hablar del aumento de peso considerado “normal o adecuado” durante la gestación. Hablando en términos genéricos, lo aconsejable es coger entre 8 y 11 kilos durante estos nueve meses, pero esta recomendación no se puede generalizar.  Para valorar lo que es adecuado en cada caso concreto se suele tener en cuenta el Ïndice de Masa Corporal (IMC). Una mujer muy delgada, con un IMC bajo, puede coger más peso (hasta 18 kg). Por su parte, las mujeres que presentan sobrepeso y tienen un IMC superior a 30, debe limitar su aumento de peso (entre 5 y 8 kg)

 

Recomendaciones generales:

• Hay que incluir en la dieta diaria los siguientes alimentos:

-Lácteos

-Carnes rojas, pollo, pescado y huevos

-Cereales y derivados

-Frutas

-Hortalizas

• Conviene realizar cinco comidas. De este modo, el metabolismo se mantiene activo todo el día y se evita tener la tentación de picar entre horas, hábito que hay que suprimir.

• Es aconsejable consumir alimentos frescos y evitar los platos congelados o precocinados.

• Moderar el consumo de aceite y de sal. Para conseguir sabores apetecibles se puede recurrir a las especias.

• Conviene preparar los alimentos a la plancha, al horno, al vapor o hervidos para no añadir demasiada grasa a la dieta.

• Huir de los fritos y de los rebozados a diario. Se pueden consumir ocasionalmente, pero no de forma habitual.

• Incluir varias piezas de fruta al día para garantizar el aporte necesario de vitaminas.

• Aumentar la ingesta de fibra, puesto que el estreñimiento es un síntoma muy común durante el embarazo. El agua y el ejercicio también ayudan a regular el tránsito intestinal.

• Beber mínimo dos litros de agua al día. Evitar en la medida de lo posible de los refrescos y bebidas carbonatadas, que aportan muchas calorías, generan gases y su valor nutricional es nulo. Por supuesto, eliminar completamente el alcohol de la dieta.

• Incluir varias raciones de lácteos en la dieta, tratando de evitar los quesos excesivamente curados y grasos.

• No abusar de la repostería ni de la bollería, pues aportan demasiadas calorías vacías a nuestro organismo.

 

 

 

 

Doctora Inés de Miguel Pérez

Colegiada nº 46303

CLÍNICA ADELGAR

www.adelgar.es

C/ Goya, 47/ 3ª planta. Madrid

Tel. +34 91 577 44 77

 

 

 

Por Esther Valero

 

 

 




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com