VIDA DE UN EXPATRIADO: CUANDO VUELVAS NO HABLARÁS BIEN TU IDIOMA

El siglo XXI está marcado por la globalización, y sus efectos se perciben cada vez más. Las grandes tiendas y cadenas, que están presentes tanto en los pueblos como en las ciudades más grandes, ofrecen productos de todo el mundo, y las personan que deciden irse al extranjero para encontrar trabajo o por otros motivos pueden hacerlo con facilidad. La globalización también ha supuesto cambios drásticos en cómo entendemos el lenguaje. En las últimas décadas el inglés se ha convertido en una lengua de comunicación internacional, lo que nos ha facilitado movernos de punta a punta del globo y entendernos con personas muy distintas a nosotros. Ahora bien, aunque el inglés sirve para un viaje turístico de una o dos semanas, quienes se mudan a otro país aún necesitan aprender la lengua de ese territorio. Hoy en día está muy valorado saber una gran cantidad de idiomas, sin embargo… ¿Sabes cómo afecta eso a tu lengua materna?

 

Aprender otro idioma, olvidar el propio

Por una parte, es una realidad que nos resulta más sencillo aprender un idioma nuevo cuantos más lenguajes distintos hayamos aprendido con anterioridad. Esto sucede porque nuestro cerebro ha desarrollado notablemente la parte encargada del idioma, ha aprendido a crear relaciones entre palabras de distintas lenguas y a percibir e imitar varios acentos. Sin embargo, a medida que aprendemos un idioma nuevo, vamos olvidando aspectos de nuestra lengua materna que quedan mezclados con los nuevos conocimientos o incluso llegan a desaparecer. Pero… ¿Por qué es posible olvidar tu lengua materna? Como explican los expertos de Babbel, este es un proceso a largo plazo que se da cuando una persona se encuentra totalmente inmersa en una cultura distinta. Si llevas 10 años hablando en alemán durante todo el día, con ocasionales cambios al español para contactar con tu familia y amigos, tu cerebro se ha acostumbrado a poner el alemán en primer plano. Nuestra capacidad cognitiva es limitada, de manera que inconscientemente priorizamos siempre los conocimientos que más necesitamos y arrinconamos lo que no es imprescindible para ese momento.

 

 

El desgaste del lenguaje

El lenguaje, como cualquier objeto o habilidad que no utilizamos, se va desgastando poco a poco con el paso del tiempo. Tras solo unos meses viviendo en el extranjero es posible empezar a notar esta sensación de que muchas palabras de tu lengua materna dejan de venirte a la mente. Sientes que las tienes en la punta de la lengua, pero necesitas hacer un esfuerzo extra para recordar cómo se decían. A esta situación, además, se suma la desconexión respecto a los cambios ortográficos y gramaticales que se han seguido produciendo en tu lengua materna cuando tú ya no la usabas de forma diaria. También es posible olvidar la lengua materna debido a la diferencia de estructuras gramaticales que utiliza cada idioma. Eso resulta especialmente evidente en quienes se mudan a un país de habla inglesa, cuyo idioma carece de acentos y utiliza frases más simples y directas. Muchos expatriados notan, de hecho, que su habilidad de construir frases largas y complejas en español se ha deteriorado.

 

 

Conservar las habilidades lingüísticas

Las habilidades lingüísticas son un preciado tesoro que debemos mantener. Ser multilingüe conlleva una gran cantidad de ventajas tanto a nivel personal como profesional: permite mantener el contacto con los familiares y los amigos de tu país de origen, aumenta las posibilidades de que seas escogido para trabajos que requieren contacto con personas de otros territorios y culturas, pero conlleva pérdidas debidas a la erosión lingüística. Sin embargo, algo se puede hacer. Como el idioma materno se mantiene siempre latente en el cerebro, es importante que te ocupes de estimularlo con cierta frecuencia. Puedes hacerlo de muchas formas: escuchando música o viendo películas en español, leyendo libros, periódicos, blogs o páginas web en dicho idioma. La gran cantidad de recursos que hay en la red nos lo ponen fácil, aunque también puedes optar por la opción más dinámica de encontrar alguien que hable español y practicarlo cara a cara con esta persona.

 

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.