CORONOVIRUS: CONSEJOS PARA EVIRAR LA ANSIEDAD Y EL PÁNICO SOCIAL

Un virus catarral nos ha cambiado la vida en apenas cuarenta y ocho horas. Lo que parecía una enfermedad común más o menos inocua se ha convertido en una pandemia mundial que nos obliga a mantener unas medidas extraordinarias de seguridad e higiene.
La decisión de decretar el estado de alarma en todo el territorio nacional es la última medida destinada a contener la expansión del coronavirus y viene a sumarse a un goteo de resoluciones que han tenido toda la semana en vilo a la ciudadanía.
Primero fue la decisión de las autoridades sanitarias  centrales de cerrar los centros escolares  y recomendar el trabajo, a la que se sumó la de algunas comunidades autónomas en las que la propagación de la enfermedad sufrió un incremento alarmante. En Madrid, donde se concentra el mayor número de casos tanto de contagiados como de fallecidos, se ha venido pidiendo a los ciudadanos que se queden en casa y se han suspendido todo tipo de actividades relacionadas con el deporte y el ocio.
Calles desiertas, comercios, cines, y terrazas cerrados, parques infantiles vacíos y, de momento, incertidumbre en cuanto al final de la crisis.
Esta situación de interrupción de la vida cotidiana,  que no se vivía en España desde la guerra civil, produce una sensación de irrealidad, que, unida al miedo al contagio, puede producir ansiedad y pánico social. Dos desenlaces, advierte la psicóloga Pilar Conde, que debemos evitar a toda costa.

Preocupación sí, ansiedad no

Esta sería la máxima bajo la que actuar con la mayor responsabilidad individual y colectiva. La angustia, explica la directora técnica de Clínicas Origen, es normal y lógica, puesto que pensamos que al contagiarnos podemos transmitirle la enfermedad a nuestros seres queridos y hacerles daño. No hay que mortificarse tampoco por sentir angustia o miedo, tranquiliza la experta, sólo hay que intentar racionalizar nuestros temores.
Una manera útil  es pensar en cuál va a ser nuestro comportamiento y sus consecuencias derivadas en esta crisis del covid19 si nos dejamos llevar por ansiedad. Para ello nos propone estos tres ejemplos negativos:
  • Rechazar a personas que creemos que han estado expuestas, de manera irrespetuosa.
  • Comprar de manera compulsiva, generando colapso en los supermercados, nos lleva a privar a otros de alimentos básicos a otras personas que los pueden necesitar.
  • Mirar de manera compulsiva información, dar credibilidad a audios y vídeos virales que no tienen nombre y apellidos y reenviarlo a nuestro entorno, contribuyendo a retroalimentar el pánico social.
Por el contrario, si es la preocupación y no la ansiedad la que rige nuestra conducta durante el tiempo que tengamos que cambiar nuestras rutinas contribuiremos a un ambiente de calma, tranquilidad y civismo. ¿Cómo?
  • Asumiendo y respetando las medidas propuestas por el gobierno de distancia de seguridad, de higiene, de reuniones y contactos sociales.
  • Recordando que estas medidas son temporales, que actuamos por el bienestar general, y que esto va a pasar.
  • Siendo responsables con nuestro tiempo y quedándonos en casa si no es necesario u obligatorio salir.
La convivencia en el hogar durante un tiempo indeterminado puede ser, por otro lado, difícil y puede dar lugar a pequeños roces, conflictos, además de fomentar la ansiedad y el miedo antes mencionados. Con el fin de evitarlo, la psicóloga nos deja estas pautas para la organización del trabajo y del ocio:
– Intenta mantener tus horarios habituales tanto de trabajo como de alimentación.
– Si estás acostumbrado a realizar deporte, programa ejercicios dentro de
casa. Puedes ayudarte de videos on line.
Mantén los hábitos de higiene habituales, así evita mantenerte en pijama. Vístete cómodo pero con ropa de calle.
Si hay niños en el hogar, organiza las tareas a realizar en familia, implicándoles en la propia organización. Que sean ellos mismos, con tu supervisión quienes repartan el tiempo de estudio y el de ocio, y que sean conscientes de la importancia del orden y la higiene en estos días de convivencia, para no sobrecargar a los adultos con las tareas.
En este sentido, se les puede hacer partícipes en el orden del hogar, pensado como un juego y la elaboración de las comidas.
Por último, válido para pequeños y mayores, si vais a salir a la calle, pensad que hay personas con miedo, por lo que lo apropiado es actuar siempre según las medidas de higiene y seguridad recomendadas por las autoridades.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.