5 TIPS PARA APRENDER A VIVIR NOTOX

Izanami Martínez asegura en su libro Vivir Notox (Harper Collins) que nuestro estado natural es estar sanos, vitales y felices. Para ello disponemos de todas las herramientas fisiológicas necesarias, pero la forma en la que comemos, pensamos y nos movemos es muchas veces tóxica y contraproducente. Por ello, es fundamental según explica identificar el origen del dolor, pero, ¿cómo podemos hacerlo?

La escritora especifica que Vivir Notox es hacerlo de forma consciente, desactivando el modo de supervivencia para desarrollar el potencial de crear la versión más única y extraordinaria de nuestra vida. Hablamos con ella para que nos cuente más sobre este primer libro que acaba de publicar.

Izanami, has comentado que Vivir Notox es una guía para deshacerse paso a paso de los pensamientos, sentimientos y alimentos tóxicos. Es vivir de acuerdo a la ciencia y la lógica evolutiva para transformar nuestra calidad de vida. ¿Cómo ves en la actualidad el auge de esta situación? ¿Crees personalmente que va en aumento en la sociedad en la que vivimos?

Nuestra realidad cultural es mucho más reciente y mucho menos estadísticamente relevante de lo que pensamos. Viviendo como vivimos, con estas creencias culturales sobre lo que es la felicidad, lo que es sano, lo que es perfecto y lo que es aceptable, llevamos menos de cincuenta años y ni siquiera es una cultura que compartan todos los Homo Sapiens del planeta.

Esto nos ayuda a tomar perspectiva y consciencia de que es esta cultura reciente el origen de nuestras relaciones tóxicas y no es un problema nuestro de falta de fuerza de voluntad. Que, en este nuevo ecosistema, las herramientas evolutivas diseñadas y perfeccionadas durante cientos de miles de años para salvarnos la vida, están poniéndonos la zancadilla y que, reseteando nuestras creencias, podemos volver a acceder a todo nuestro potencial.

¿Cómo consideras que influye que estemos en una sociedad hiperconectada?

La hiperconexión no es ni positiva ni negativa en esencia. Como todo, depende de lo capaces que seamos de navegarla con coherencia y consciencia. Por un lado, la hiperconexión exacerba los circuitos innatos de recompensa y miedo al rechazo de nuestro cerebro y nos empuja a perdernos bajo un alud de respuestas hormonales desatadas, desconectándonos de nuestra esencia. Por otro, la hiperconexión nos permite conectar, compartir y co-crear juntos más allá de barreras físicas y culturales. Empuja y expande las ideas a ritmos hasta hace poco impensables y da alas a nuestra capacidad más extraordinaria y humana, la capacidad de imaginar, manifestar y compartir nuestras ideas.

Otra tendencia es el mindfulness, yoga… Tú que has estado siempre relacionada con el yoga, ya desde pequeña ¿cómo ves esta mayor afluencia del mindfulness para gestionar el día a día?

Quizá por la hiperconexión de la que hablábamos, esta cultura nos ha llevado al límite colectivo de tomar conciencia de que vivir tiene que ser otra cosa, más fácil, más satisfactoria y más apasionante y juntos estamos buscando las estrategias que nos permitan lograrlo. Así, herramientas científicamente validadas para recuperar el control de nuestra mente y reconectar con nuestro poder personal, se están extendiendo a velocidad del rayo por una sociedad que se ha cansado ya de vivir en una rueda de hámster.

Explicas que por el hecho de ser humanos tenemos la capacidad innata de crear la realidad y trasformar nuestra vida, pero hay mucha gente que no es capaz, que está bloqueada en ciertos periodos. ¿Qué ‘receta’ darías para afrontar esta situación y superarla?

¡Ay los bloqueos! En mi experiencia y en la de miles de alumnos, la principal causa de esas etapas en las que se nos atasca la vida y nos sentimos atrapados es nuestro potencial ahogado. Cuando nada sale duele, pero es el mejor regalo, porque sí las situaciones en las que estamos asfixiando lo que somos no fueran incómodas, no tendríamos la motivación para priorizarnos de una vez y hacer un cambio.

Cuando nos sentimos bloqueados tenemos que entender que el bloqueo es un mensaje claro de que ha llegado el momento de salir del molde que nos amordaza y priorizar nuestro desarrollo y nuestra felicidad. Da muchísimo vértigo, pero cualquier paso que empecemos a dar, por pequeño que sea, hacia la dirección que nos grita lo que somos, activará el lento desbloqueo.

Porque el bloqueo es la protección para evitar que nos hundamos aún más en lo que más allá del consciente sabemos que no es bueno para nuestro desarrollo.

¿Podrías darnos 5 puntos o claves para conseguir vivir Notox de manera óptima?

El primer paso es priorizarse. Aún recuerdo el día que me di cuenta de que cuando más daño había hecho, lo había hecho desde mi dolor y de que la figura idealizada del mártir es una trampa, porque solo cuando somos verdaderamente felices podemos hacer felices a los que nos rodean.

El segundo, dejar de regar plantas muertas. Dejar de dedicar nuestra intención, tiempo y energía a personas, situaciones o ideas que no nos correspondan ni nos aporten nada para el desarrollo de la máxima expresión de lo que somos.

El tercero, dejar de tomar decisiones desde el miedo. Hace dos años incorporé el hábito de preguntarme antes de cada llamada, reunión o quedada si lo iba a hacer desde el miedo o desde el amor, y me di cuenta enseguida de que la mayor parte de las cosas que hacía las hacía desde el miedo a no cumplir expectativas.

El cuarto, identificar cuáles son los moldes que te duelen. Cuáles son las etiquetas que te pesan y los papeles que a fuerza de intentar representarlos estás disecando lo que eres en esencia.

El quinto, caminar a través de ese dolor sin miedo y regalarse el compromiso de empezar a vivir desde nuestro potencial y no desde los moldes desde los que nos prometieron que íbamos a ser felices.

¿Te ves escribiendo una novela próximamente?

Siempre me ha apasionado escribir, es una de esas partes de mí con las que de pequeña creaba y disfrutaba y que, de mayor, como no entraba en mi definición de persona profesional y exitosa, fui amordazando.

Acabo casi de reencontrarme con esa parte de mí y viene como un huracán, así no te digo yo que entre todo lo que viene no caiga una novela. 🙂

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.