LUJÁN ARGÜELLES: “No soy nada partidaria de la cirugía estética; uno tiene que aceptarse tal y como es”

Pasar unos minutos cerca de Luján Argüelles es, como ya anuncia su nombre, un verdadero lujo. Es tan atractiva, natural y divertida como en la pequeña pantalla y, además, habla sin tapujos sobre cualquier cosa que le preguntes. La presentadora de “¿Quién quiere casarse con mi hijo?” ha prestado su imagen a la firma de belleza “Belle”, de venta en Tiendas Eroski, y ha aprovechado para confesarnos, sin ningún tipo de pudor ni rubor, sus secretos de belleza mejor guardados. ¿Quieres conocerlos?

 

-Luján, ¿qué productos de belleza no faltan nunca en tu rutina diaria?

Siempre tengo productos desmaquillantes y productos hidratantes. Es fundamental estar muy pendiente de la limpieza de la piel y, además, nutrirla. Son dos pasos fundamentales para que la piel esté bonita, reluciente, brillante y jugosa. También me parece muy importante la aparatología para mantenerla tersa y radiante.

-¿Algún truco de belleza casero?

El pepino. Yo me resistía al momento pepino hasta hace dos meses, que me levanté con los ojos hechos una rana y me funcionó. Es fantástico.

-¿Tus productos de maquillaje favoritos?

La máscara de pestañas. Me gusta mucho.

 

 

 

“He sido bastante acomplejada: tengo la frente y la boca muy grandes y siempre pensé que mis piernas eran horribles, hasta que llegué a la tele y me dijeron que eran bonitas».

 

  

-En tu vida cotidiana, ¿te gusta maquillarte o prefieres ir con la cara lavada?

Después de todo el tiempo que paso maquillada por mi profesión, en mi vida diaria prefiero ir desmaquillada porque me aburre soberanamente maquillarme y porque, además, la piel tiene que respirar.

-En tu bolso nunca falta…

La cartera, jejeje…  En cuestión de belleza, lo típico, un gloss o una barra de labios.

-¿Eres partidaria de la cirugía estética?

No, en absoluto. Lo comprendo y probablemente evolucione en mi forma de pensar, pero creo que uno tiene que aceptarse a sí mismo con todo lo que tiene, con sus virtudes, sus defectos, con sus cosas buenas y sus cosas malas. No entiendo por qué hay que cambiar lo que uno es. No soy capaz de entrar aún  a esa corriente.

-¿Algún complejo confesable?

-Uy, muchísimos… Siempre he tenido la boca muy grande, la frente muy grande… Me da un poco de apuro, pero los confieso sin ningún tipo de problema. Por ejemplo, siempre he pensado que tenía las piernas horrorosas y cuando llegué a la tele me dijeron que las tenía muy bonitas. He sido bastante acomplejada, con lo cual no sé si son defectos reales o inventados, pero tengo muchos.

-¿Cómo cuidas tu melena?

Intento cuidármela, pero lo cierto es que cuando he lucido grandes y largas melenas ha habido un gran componente de extensión.

-¿Qué lugar ocupa la moda en tu vida?

Me gusta y me divierte… La he ido descubriendo gracias a Antonio, que es el estilista con el que trabajo desde hace tiempo y nos divertimos un montón buscando cosas baratas. Me hace gracia, pero no forma parte de mis prioridades.

 

 

“Me encantan los diseñadores españoles; los internacionales son divinos y hacen cosas muy glamurosas, pero me quedo con los nuestros, que lo hacen muy bien”

 

-¿Tus diseñadores favoritos?

Muchos… David Delfín, Juanjo Oliva, Pedro del Hierro, Esther Calma, que es una chica que hace zapatos a mano maravillosos… Siempre, siempre diseñadores españolas. Los internacionales están fenomenal, son divinos, hacen cosas muy glamurosas, en Hollywood todas se visten de ellos, pero los nuestros lo hacen muy bien.

-¿Qué es lo que nunca falta en tu armario?

Unos tacones bien altos.            

-¿Cuidas mucho tu alimentación?

Ya me gustaría… Me engaño a mí misma, pero soy incapaz. Me gusta muchísimo comer de todo, así que lo intento pero no lo consigo. Ojalá y algún día lo consiga, así no tendría celulitis, jajaja.

 

Por Esther Valero

Copyright imágenes: Roberto Garver (Mediaset España)




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.