LECHUGA Y A DORMIR COMO UN BEBÉ

Su nombre genérico es Lactuca sativa, es una planta anual de regiones semi-templadas. Existen muchas variedades de lechuga y puede consumirse durante todo el año. Normalmente se toma cruda, como ingrediente principal en ensaladas, pero existen otras con una textura más gruesa de origen chino y que se emplean sobre todo cocidas. Su origen no está muy claro, hay quien dice que procede de India, mientras que otros la sitúan en regiones más templadas como en América del Norte.

Comenzó su cultivo hace 2.500 años, es una verdura conocida por persas, griegos y romanos que tenían como costumbre consumirla antes de acostarse, después de una cena abundante para así poder conciliar el sueño.

Existen algunas variedades que se encuentran fácilmente en el mercado, la Batavia, de color verde que se convierte en rojizo en los extremos, es una variedad del repollo. La lechuga butter-head o mantecosa, que es muy similar a la lechuga Iceberg, pero más pequeña. La lechuga iceberg, redonda y con hojas grandes, prietas y crujientes con forma de repollo. Y la de hoja de roble, con hojas onduladas y tonalidades verdes y marrones.

 

Un estupendo sedante.

Las hojas de la lechuga poseen un efecto calmante, que incide directamente sobre el sistema nervioso. Está indicado para todas las personas que noten síntomas de ansiedad, ayudando incluso a disminuir la sensación de palpitaciones.

 

Refuerza el cabello

La lechuga posee vitaminas A, B, C y E, quizá por eso es estupenda para aportar sobre todo energía a nuestro cabello, en especial cuando se nota que se está cayendo más de lo habitual. Prueba a tomar a diario un zumo de lechuga, mezclado con hojas de espinaca, puedes prepararlo con una licuadora. Lo aconsejable es beber al menos medio litro al día para a las pocas semanas notar sus extraordinarios efectos.

 

Alivia los dolores de cabeza

Dicen que el zumo de lechuga mezclado con aceite de rosas, es estupendo para el dolor de cabeza. Humedece una gasa con el líquido y colócatelo sobre las sienes y la frente, incluso también en la nuca, en cualquier zona donde tengas el foco del dolor,  notarás como poco a poco la tensión del dolor se va reduciendo.

 

Reduce las inflamaciones musculares

Puedes luchar contra los dolores musculares y las inflamaciones de las articulaciones, sobre todo si has tenido un golpe o caída. Prepara una cataplasma con hojas de lechuga colocándolas directamente sobre la zona que te duela, puedes sujetarla con un poco de esparadrapo para que no se caiga. A la hora, cambia las hojas por otras que estén más frescas y poco a poco la inflamación disminuirá de manera natural.

 

Previene el cáncer de estómago

El comité de dietética y nutrición recomienda el consumo de leche y de verduras verdes, entre las que se incluye la lechuga sobre todo por su alto contenido de vitamina C, de esta manera se intenta prevenir y combatir el cáncer de estómago. Es muy aconsejable la lechuga para calmar cualquier problemilla de estómago que pueda aparecer, incluso el ardor.

 

TONIFICA TU PIEL CON MASCARILLA DE LECHUGA

Si lo que necesitas es revitalizar y tonificar tu piel de inmediato, prepara una estupenda mascarilla casera de lechuga y conseguirás una piel limpia y radiante.

Necesitas zumo de lechuga, miel y zumo de limón.

* Para el zumo de lechuga necesitarás las hojas que ya estén un poco maduras, casi pasadas, soltarán un zumo que tendrás que apartar en un bol.

* Añade un par de cucharadas de miel y unas gotas de zumo de limón, ambos son estupendos alimentos para la piel.

* En el momento de ponértela solo tienes que mezclar bien con una cuchara y con tus dedos extender bien por todo el rostro.

* Deja que actúe unos 15 minutos y retira con agua fresca.

 

Consulta siempre al médico antes de seguir cualquiera de estos consejos por si en tu caso específico no es conveniente que lo hagas.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.