ANNA ALFARO NOS DA LAS CLAVES DEL YOGA PARA EQUILIBRAR LAS EMOCIONES

El yoga es una práctica que nos permite conectar con nosotras mismas, escucharnos, observarnos, ver cómo estamos y con ese conocimiento, darnos eso que necesitamos, que nos va a hacer bien. Es un modo de regresar a una misma, a casa, al hogar. Así describe esta práctica Anna Alfaro, autora del libro Yoga para equilibrar las emociones (Zenith).

Como explica, vivimos vidas aceleradas, centradas en lo de fuera, es necesario ir hacia adentro, escucharse más, atenderse, cuidarse, en definitiva. Con el yoga nos balanceamos, nos equilibramos, nos calmamos, bajamos el ritmo y las revoluciones gracias a la unión de respiración y movimiento y si algo como esto nos hace tanto bien, ¿cómo no practicarlo a diario o la mayor parte de los días de la semana?

 

Beneficios del yoga

El yoga tiene infinitos beneficios, pero estos dependen siempre del lugar desde el que nos acercamos a la práctica. Qué estamos buscando en ella y de qué manera lo vivimos y experimentamos es fundamental. En unos primeros niveles, a muchas personas les aporta beneficios físicos. Flexibilidad, reconocer su cuerpo, amigarse con él, fluir, coordinar respiración y movimiento y eso mejora la capacidad de respiración, tonificar el cuerpo… Pero es importante ir más allá de eso ya que el yoga no es una práctica deportiva, incide. “Para mí es esencial y maravilloso experimentar a través de ella esa conexión con una misma. Verme, reconocerme, esa oportunidad de ver quién soy realmente y aceptarme con todo ello. Nos permite ser más tiernas con nosotras, más compasivas, mirarnos bien, aceptarnos con todo, querernos. Nos da flexibilidad también mental. Nos da paz, calma interior, serenidad. Al estar coordinando respiración y movimiento, podemos alejarnos del bucle de pensamientos y estar en el momento presente de la práctica de modo que es también muy mindful”. Y prosigue, “siempre digo que el yoga no puede quedarse solo en la esterilla, que lo que nos da encima de esta, debe salir fuera, ir a nuestra vida, a la que vivimos a diario durante 24h. Nos permite ganar perspectiva y ser menos reaccionarias, más pausadas ante la vida, pacientes. Pero lo importante es observar lo que a cada uno nos hace sentir”.

 

Consejos de la experta para iniciarse en el yoga a los más indecisos

Paciencia, compromiso y consistencia son las tres claves según Alfaro.

Los resultados pueden empezar a sentirse al principio, pero quizá no los que buscabas o esperabas así que, paciencia, constancia, compromiso. Cuánto más practicamos, más obtenemos de ello. También es importante no compararse con los demás ni buscar la postura bonita para la foto. Cada uno es único, tiene un cuerpo, una condición física y hay que respetarse. Tampoco hay que compararse con una misma. No estamos igual todos los días. A veces nos levantamos con menos energía, con alguna molestia o dolor en el cuerpo. Escuchemos y seamos flexibles (de mente en este caso) y comprensivas.

La pandemia obviamente nos ha afectado a todos. En este contexto, la autora apunta a que “muchas personas se han permitido experimentar la práctica, algo que quizá en el día a día, en la inercia y en el piloto automático, muchos quizá no se permitían. Se han lanzado a la esterilla porque han oído que va bien y “bueno, ya que estamos en casa, vamos a probar”. Y opina, “en un momento en el que “aparentemente” (lo indico entre comillas porque no ha sido así para todo el mundo) teníamos más tiempo, creo que las personas han estado más predispuestas a probar, aunque fuera en casa, en la distancia, a través de la pantalla. Creo que ha sido una gran oportunidad para hacer llegar el yoga a más personas, sinceramente y espero que, tras la apertura, se hayan quedado muchos/muchas con esta práctica en sus vidas”.

Sea como sea, ahora hay un auge en este tema. Según la experta, como muchas cosas en la vida, suele aparecer alguien que lo pone de moda (o varias personas), se populariza, se masifica, se aplican estrategias de marketing y llega a prácticamente todos los rincones del mundo. Esto es un arma de doble filo, pero hay una parte interesante en todo esto y es que, que se haga famoso, que haya un boom, permite que algo sea más accesible, se normalice, se difunda, se recomiende y así deje de verse extraño o de un grupo reducido no muchas veces bien considerado o etiquetado. Esto permite que las personas se acerquen a ello, lo prueben, lo experimenten y se queden con ello porque, en definitiva, te da muchas cosas y las quieres para cada día.

 

Bárbara Fernández




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com