COMER EN LA ABADÍA RETUERTA, UN AUTÉNTICO PLACER PARA LOS SENTIDOS

Abadía Retuerta, es un enclave maravilloso, muy romántico, que data del siglo XII y que se encuentra rodeado de viñedos.

La Abadía Santa María de Retuerta nace de 1146 y en la actualidad se encuentra fantásticamente restaurada y convertida en un hotel de 5 estrellas, a orillas del río Duero, concretamente de Sardón de Duero (Valladolid) y con una oferta enogastronómica reconocida ya internacionalmente, ya que su restaurante posee una Estrella Michelín.

Abadía Retuerta

La vinoteca el lugar dónde disfruté de esa estupenda comida con familia y amigos.

En esta ocasión puedo hablaros con conocimiento de causa, hace unos días tuve la gran suerte de poder disfrutar de una estupenda comida en su vinoteca. Un atractivo espacio, con una estupenda cocina con productos de temporada, bien elaborados y por supuesto muy bien servidos. Además de poder conocer por su carta de vinos, un excelente tinto de los que posee la bodega de la propia Abadía Retuerta L’Domaine.

No olvido su ensalada de bogavante con tomate rosado tan bien aderezada que nos sorprendió a todos, o su steak tartar con láminas de pan crujiente, sin olvidar su pulpo vinagreta de almendras, queso ahumado y cebolleta, pero para mí el colofón llegó cuando terminamos la comida con un tiramisú de achicoria y unas natillas de albahaca, manzana y galleta rota, unas natillas nada convencionales que si pienso en ellas aún puedo saborear con una sonrisa de placer.

Abadía Retuerta

Un 5 estrellas, con 17 habitaciones, muy confortables y con vistas a los fantásticos viñedos.

Una auténtica experiencia, además pude conocer el Refectorio, su restaurante para cenas con una cocina contemporánea de corte creativo, galardonado con una Estrella Michelín desde 2014 gracias al chef Marc Segarra y su equipo. Ojo si quieres conocerlo es imprescindible reservar y además con bastante antelación.

Abadía Retuerta

Está imagen la pude hacer visitando el Refertorio, su restaurante para cenas.

Los viñedos rojizos del otoño, las hojas anaranjadas y amarillentas de los árboles que rodean el jardín y los colores dorados del anochecer, al margen de haber podido estar rodeada de una estupenda compañía, hicieron que mi sábado en Abadía Retuerta fuera insuperable.

Abadía Retuerta

Un ambiente de relax, con un bellísimo claustro y un salón dónde disfrutar de una infusión o un café respirando tranquilidad.

Si me preguntan si repetiría, pues sí repetiría mañana mismo y si la próxima vez puedo espero quedarme a dormir y disfrutar de su estupendo Spa, que también lo tiene entre esos grandes muros de piedra cargados de historia.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com