LOS PLATOS MÁS SALUDABLES PARA YOGUIS

¿Practicas yoga de forma habitual y quieres saber cómo alimentarte para sacar el máximo provecho a esta disciplina? Pues bien, la mejor dieta para yoguis es la que nos dicta el propio sentido común: platos nutritivos y escasos en los que predominen las verduras, las hortalizas, las legumbres y proteína de alta calidad, sobre todo vegetal, con productos frescos, de temporada y proximidad, ecológicos en la medida que se pueda, además de variado.

Desde Bendita Locura Coffee & Dreams, especialistas en crear platos saludables por medio de una cocina sencilla y muy completa, nos dan las pautas para que todos los aficionads al yoga sepan cómo deben nutrirse y alimentarse, que no es lo mismo que comer.

 

Huye del picante

Una alimentación mayormente vegetariana es sinónimo de buena salud, pues incluye verduras, frutas, legumbres, hortalizas, cereales o frutos secos que aportan numerosos beneficios a nuestro organismo. Todos ellos son bienvenidos para aquellos que practiquen el yoga, que en cambio rechaza los alimentos que puedan resultar excesivamente calientes, picantes, grasos, salados, secos o de origen animal, salvo excepciones si tampoco lo llevamos a la radicalidad, caso de los lácteos fermentados como el kéfir o el yogur, o los descremados, si no padecemos intolerancia, sumamente positivos para reforzar el sistema inmunológico y la flora intestinal.

 

Tabulé con sémola de trigo, queso feta, tomates cherry, cebolla rojaa, aceitunas negras y salsa de yogur y menta.

 

 

Poco, despacio y conscientemente

Para una óptima digestión, es fundamental masticar bien los alimentos y favorecer un bolo alimenticio que llegue correctamente a nuestro estómago, con gran parte del proceso ya hecho, que sumado al descanso, una correcta respiración, el ejercicio físico y una actitud siempre positiva, suponen los pilares básicos del yoga y cómo no, de la salud a nivel global. Diana González, del restaurante Bendita Locura Coffee & Dreams, puntualiza a este respecto: “Lógicamente, las personas que practican el yoga tienen que ser fieles a su estilo de vida, lo que conlleva asumir los planteamientos en los que se basa, por tanto, los platos procesados o precocinados, así como productos refinados y grasos, deben ser apartados de la dieta y optar por los más sanos, no necesariamente crudos pero sí escasamente cocinados”. 

 

Ensalada de quinoa,

 

Uno de los aspectos más importantes para quienes realizan yoga, no radica tanto en lo que se come, sino cómo se come: “Nuestro ritmo de vida diario permite a pocas personas cumplir estos preceptos al pie de la letra, pues es complicado comer despacio, llevar poca cantidad con el tenedor a la boca y masticar más de 25 veces, pero más allá de que sea importante para los amantes del yoga, es primordial para todo el mundo en general, ya que se trata de pautas que abogan por un buen estado de salud integral, al margen de otros condicionantes” – comenta David Monzón, uno de los propietarios del establecimiento.

 

Cenar como un yogui

Aunque el desayuno y la comida resultan fundamentales para la practica del yoga, siendo menos relevante la cena, es por ello por lo que cabe hacer un mayor hincapié en lo que se podría comer a esta hora, ya que hay menos documentación sobre el tema. Sin duda, se recomienda no hacerlo en exceso y a una hora temprana, tipo 8 o 9 de la noche si nos fuera posible, manera de no llegar pesados a la cama o con la digestión sin terminar. Dejando la fruta descartada por posibles fermentaciones durante la noche, lo mejor es optar por proteína acompañada de verduras, hortalizas o algún cereal de bajo índice glucémico. Diana González, apunta sin dudarlo por cremas tibias y saludables que alimentan e hidratan aportando un chute extra de vitaminas: “Nuestras cremas de remolacha, coliflor y brócoli o champiñones y setas, son un seguro de salud y relax gracias a la fibra, vitaminas y minerales que poseen. Para los yoguis, es básico fortalecer huesos y proteger nervios y músculos, lo que queda garantizado con el potasio y manganeso de la remolacha, así como el selenio de las crucíferas y hongos de las otras dos cremas, ya que combaten los radicales libres también por su gran cantidad de antioxidantes, perfectas todas para una cena que podemos completar o sustituir por nuestra ensalada de quinoa, la de manzana, nueces, vinagreta de mostaza y naranja con queso gorgonzola (lácteo fermentado) o el hummus con pan de pita y crudités, además del tabulé con sémola de trigo, menta, salsa de yogur y aceitunas negras”.

 

 

 

Crema de remolacha.

 

Ensalada de quinoa, espinaas, pollo asado, tomate, naranja, cilatro y vinagreta de lima.

 

Ensalada de manzana, queso gorgonzola, neces y vinagreta de mostaza y naranja.

 

Hummus con pan de pita.

 

Para terminar siempre se recomienda una infusión tras la cena, que sin estar muy caliente, favorezca la digestión, como por ejemplo de boldo, regaliz, anís o hinojo.

 

BENDITA LOCURA COFFE & DREAMS

C/ Príncipe de Vergara, 73. Madrid

Tel.  91 563 25 70.

Horario: Lunes de 8:30 a 17:00 – Mar – Jue. de 8:30 a 17:00 – Viernes de 8:30 a 01:30 – Sábado de 9:30 a 01:30 – Domingo de 9:30 a 17:00.

Precio medio: 20€ · Plato del 10,5 con bebida y café.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *