MANGO, cómelo y no se te caerá el pelo

Es un fruto tropical  que está presente desde hace seis mil años en el trópico y se podría afirmar que es el fruto nacional en la India.

Pertenece a la familia de las Anacardiáceas, con más de 50 especies diferentes, de los cuales solo unos pocos se utilizan como fruto comestible. Su interior es carnoso, su peso varía entre 150 gr. a 2 Kg., con una forma ovalada, con piel lisa y gruesa de color entre verde y amarillo, con tonalidades rosadas o violetas donde recibe la luz del sol. Su pulpa es jugosa y amarilla. Su hueso fibroso. Lo curioso es que a pesar de ser una suculenta y refrescante fruta, se utiliza sobre todo en la elaboración de platos salados. Para realzar su sabor se suele sazonar con limón o lima, acompañando verduras amargas como la recula o el berro. Su contenido en potasio lo hace ser un alimento muy diurético. Tiene magnesio, vitaminas A, B y C. Rico en hierro, selenio, fenoles antioxidantes. Combate el insomnio y previene la caída del cabello. Dicen que comer mango te proporciona una buena cabellera, fuerte y sana.

 

Ayuda a bajar la fiebre

El árbol del mango posee una sustancia conocida como mangostita, una sustancia que resulta de gran utilizad a la hora de conseguir que baje la fiebre. Es suave y consigue que el organismo no sufra y vaya poco a poco bajando la temperatura.

 

Contiene efectos laxantes

Su alto contenido en fibra consigue que sea muy efectivo para que nuestro intestino trabaje mejor. Si se toma maduro, se potencia aún más su fibra y tiene un estupendo efecto diurético, resultando fantástico para hacer una limpia de cuando en cuando y dejar el organismo en perfecto estado.

 

Elimina la inflamación de encías

El mango resulta milagroso para cualquier problema que surja en la boca, ya sea una inflamación de encías o algún tipo de llaga o vejiga interior o exterior, tipo calentura que aparece en la piel de los labios. Solo tienes que poner un trocito de carne de mango en la llaga. En los herbolarios encontrarás dentífricos a base de mango que resultan muy beneficiosos para la boca.

 

Suaviza el dolor de garganta

Es un estupendo expectorante se recomienda sobre todo para suavizar los bronquios que están algo sucios y aliviar el dolor de garganta. Pon en una sartén sin aceite, un mango cortado en rebanadas, añade dos cucharadas de miel y colócalo al fuego. Después puedes tomarlo con ayuda de una cuchara, el jarabe que vaya soltando con el calor.

 

Ideal para personas con problemas de corazón

El mango posee un alto contenido en vitamina A y quizá es por eso por lo que se le conoce como la fruta del corazón. Es maravillosa para todas las personas que padezcan algún tipo de problema de corazón. Por supuesto lo primero que hay que hacer es acudir al médico, pero tomar mango es ideal y por supuesto totalmente inofensivo.

 

No abusar con problemas de estómago

Ni poco, ni mucho, en el punto justo está la clave, si tu estómago te da algún problemilla que otro, ardor o molestias gástricas que llegan incluso a quitarte el sueño, toma mango con precaución y sobre todo procura no comerlo, ni antes, ni después de beber alcohol, esto si sería un desastre para tu estómago.

 

MASCARILLA DE YOGURT Y MANGO

Es estupenda para las personas que tenga la piel normal y grasa, una mascarilla a base de yogurt y mango.

Necesitamos 2 cucharadas de yogurt y 2 cucharadas de pulpa de mango maduro. Hay que mezclarlo bien, aplícalo por la piel de la cara limpia, déjalo actuar de 10 a 15 minutos y retíralo lavándote la cara con abundante agua templada.

 

Consulta siempre al médico antes de seguir cualquiera de estos consejos por si en tu caso específico no es conveniente que lo hagas.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.