NARANJA y olvídate de las depresiones

Es una de las frutas más populares y saludables del mundo. Ya en la mitología se habla de la naranja como esas “manzanas de oro” que pueblan el Jardín de Hespérides, la historia se sitúa hace unos veinte millones de años, aunque aquellas variedades de cítricos nada tenían que ver con las ricas y dulces naranjas actuales.

Pero más cercanos a la actualidad podemos contar que fue un conquistador portugués Vasco de Gama, que llegó a China en 1518 y a su regreso trajo unas variedades diferentes de naranjas, (de aquí la expresión “naranjas de la China”). Hoy días el principal productor de naranjas del mundo es Brasil que destina la mayoría a su consumo interno y a la producción de zumo. Está considerada como la reina de la vitamina C, pero también posee vitamina A, B, G y oligoelementos que la convierten en la mejor aliada contra el estrés y la depresión.

Hígado en forma

El hígado es uno de los órganos más quejicas que tenemos en nuestro organismo, en cuanto pasa lo más mínimo, se queja. Nada mejor que preparar una tisana de naranja cuando surge alguna molestia. Pela una naranja y deja que su piel se seque al sol durante un par de horas, después tuéstala en una sartén sin aceite. Por último coloca un trozo en una taza de agua hirviendo y cuélala a los cinco minutos. Añade una cucharada de miel y bébele.

 

Adiós a la resaca

Tras una fiesta y mezclar más de una bebida, es muy posible que a la mañana siguiente te sientas algo perjudicada. Prepara cuando te levantes un zumo con dos naranjas y añádele un poco de agua mineral con gas. Tómatelo como desayuno y comprobarás como la vitamina C, hace tu cuerpo mejore rápidamente.

 

Lucir unos dientes blancos

Cuando comas una naranja, no tires la cáscara, utiliza una pequeña cantidad y déjala bien rallada, coloca un poco en el cepillo de dientes, encima del dentífrico  habitual. El esmalte de tus dientes mejorará y adquirirá un brillo especial. Con el uso poco a poco tu dentadura quedará mucho más blanca.

 

Mejora tus digestiones

Si notas que tu estómago está muy pesado tras una copiosa comida y notas que te cuesta más de la cuenta hacer la digestión, toma una cucharada de piel de naranja bien lavada, muy troceadita y notarás un gran alivio en tu aparato digestivo.

 

Estreñimiento bajo control

Conseguir un buen alivio rápido y eficaz contra el intestino rebelde tiene una sencilla solución, tomando cada mañana en ayunas el zumo de dos naranjas. Puedes endulzarlo con azúcar moreno o con una cucharada de melaza. Si lo pones en práctica y tienes algo de paciencia conseguirás que tu tripa vaya educándose de manera natural.

 

BAÑO DE NARANJA PARA DESCANSAR

Sólo se necesitan 12 naranjas. Debes extraer el zumo de todas ellas y añadirlo al agua caliente de la bañera. Es importante que no pase casi nada de tiempo entre la preparación del zumo y su utilización.

Después permanece relajándote en el baño durante unos quince minutos, no más y lista para irte a la cama completamente relajada.

Consulta siempre al médico antes de seguir cualquiera de estos consejos por si en tu caso específico no es conveniente que lo hagas.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.