Todos los modelitos de los GOYA

La XXVI edición de los Premios Goya ha dejado tras de sí un sinfín de anécdotas y escenas divertidas. Sin embargo, como de costumbre, los modelitos que han desfilado sobre la alfombra roja han acaparado incluso más atención que los propios premiados.

«Tentaciones de Mujer» hace un repaso por los diseños más impactantes que desfilaron por la entrega de premios de la Academia del Cine español. El glamour se apoderó del ambiente, aunque también hubo algún que otro patinazo. Bajo estas líneas se lo contamos todo.

Así fue la pasarela de los Goya 2012:

 

Nuestros favoritos

 

Aunque el tema ha estado muy reñido, las tres mujeres que se merecen ostentar el título de las mejor vestidas de la Gala de los Goya son, a nuestro juicio, Elena Anaya, María Valverde y Silvia Abascal.

 

 

Elena Anaya lució una espectacular creación de corte griego firmada por Lanvin. La ganadora del Goya a Mejor Actriz Protagonista estaba radiante con este diseño blanco, de escote asimétrico, entallado a la cintura con un cinturón dorado. Como complemento, apostó por un enorme colgante en forma de águila alada.

María Valverde también deslumbró con un vestido túnica de la Casa Dior que parecía recién salido de los años 20. El diseño, de manga larga y con escote cerrado adornado con aplicaciones de strass, tenía una caída espectacular, que insinuaba la siliueta de la actriz al entallarse sutilmente a la altura de la cadera.

Silvia Abascal reapareció un año después de sufrir una hemorragia cerebral y lo hizo luciendo un aspecto radiante y espectacular. Enfundada en un precioso diseño rosa asalmonado de Lorenzo Caprile, la actriz demostró que está muy recuperada y quiso agradecer a sus compañeros el apoyo que le han brindado a lo largo de estos meses.

 

El triunfo del “nude” y de las aplicaciones de pedrería

 

Los tonos nude y los brillos discretos fueron las elecciones más recurrentes entre las actrices que se acercaron a esta fiesta del cine español.

 

 

Michelle Jenner apostó por un look princesita que ha gustado mucho a algunos y ha sido calificado como excesivo por otros. En cualquier caso, la actriz estaba muy guapa con este diseño de Zuhair Murad con escote palabra de honor y falda de gasa con mucho.

Blanca Suárez lució un vestido en tonos champán de Blumarine de corte sirena que realzaba su espectacular silueta. El foco de atención  se centraba en la zona central, entallada y de brillos, mientras que las transparencias del escote y la falda resultaban muy sensuales.   

Goya Toledo fue fiel a su diseñador de cabecera, Elie Saab, y apostó por este diseño  de color champán cargado de pedrería y con escote en V.  

 

Las mujeres de rojo

 

El rojo también tuvo su momento de gloria en los goya. Las actrices Leonor Watling y Belén Rueda fueron las encargadas de que este color fuera de los más venerados de la noche.

 

 

Leonor Watling acaparó la atención de los fotógrafos gracias a un elegante vestido de Miriam Ocariz, con el cuerpo entallado, escote caja, manga larga y dos impresionantes aberturas en la falda que dejaban al descubierto sus imponentes piernas y sus preciosas sandalias de plataforma de Ursula Mascaró.

Por su parte, Belén Rueda causó sensación con una elegante y escotada apuesta de Pedro del Hierro, que complementó con joyas de Carrera y Carrera. Eso sí, hubo quien comentó que la actriz lucía una tensión facial excesiva. ¿Nervios o exceso de botox?

 

Dieron en el blanco

 

Otro de los colores estrella sobre la alfombra roja fue el blanco. No sólo la premiada Elena Anaya apostó por este tono, Verónica Echegui, Ana Álvarez e Irene Visedo también quisieron dar en el blanco.

 

 

Verónica Echegui apostó por un sencillo diseño de Gucci con escote palabra de honor y llamativo cinturón dorado. La melena suelta terminó de darle un aire natural a esta indumentaria, una de las más aclamadas de la noche.

Ana Álvarez lució un diseño venda de Elber Elbaz, que llevaba el cuerpo súper entallado y una espectacular abertura en la falda. Entre sus accesorios destacaba un precioso clutch de Daniel Espinosa y unos maravillosos zapatos de Ursula Mascaró.

Irene Visedo se decantó por un vestido de escote asimétrico y se recogió la melena para potenciar sus hombros. Las joyas corrieron a cargo de Carrera y Carrera.

 

El negro, el gran protagonista

 

El negro fue, como de costumbre, el gran protagonista sobre la alfombra roja. Este color siempre se convierte en un clásico, pues además de ser sinónimo de elegancia, estiliza y favorece a todo tipo de pieles y cabellos. Estas fueron las mujeres de negro:

 

 

Clara Lago se convirtió en una diva de los años 40 y desfiló con desparpajo luciendo este diseño de corte sirena y escote asimétrico firmado por Zuhair Murad.

Eva Hache, maestra de ceremonias, se cambió de modelito en varias ocasiones, pero hizo su aparición enfundada en una creación de Hanibal Laguna que le sentaba a las mil maravillas.

Inma Cuesta se decantó por una creación de Juanjo Oliva entallada y con un llamativo escote cubierto de delicado encaje.

 

 

Leticia Dolera se enfundó un vestido entallado de la firma Cortana que recibió alguna que otra crítica negativa. Sea como fuere, la actriz consiguió realzar su silueta y acertó de lleno con el recogido y los accesorios.

Juana Acosta lució un diseño de corte clásico de Paco Rabanne con un llamativo escote en la espalda. La melena ondulada y ladeada y los labios y las uñas pintadas de rojo potenciaron sus exóticos rasgos y la convirtieron en la sensual Gilda de la gala.

Anne Igartiburu también apostó por el negro. Su elección: un vestido de Lorenzo Caprile con de escote palabra de honor, compuesto por ajustadísimo corpiño de pedrería y falda súper voluminosa. Muchos comentaron que estaba guapa, pero sin arriesgar demasiado.

 

El éxito acompañó al azul noche

 

El azul noche fue una buena alternativa al negro. Igual de elegante y favorecedor también fue elegido por varias actrices.

 

 

 María León, ganadora del Goya a Mejor Actriz Revelación por su papel en “La voz dormida”, lució un diseño de Valentino con escote corazón y dos aberturas en la falda que a punto estuvieron de jugarle una mala pasada cuando subió a recoger el premio.

Toni Acosta acertó de lleno con este vestido entallado y repleto de brillos de la firma Dolores Promesas. Un moño bajo e informal remataron su espléndido look.  

 

Por delante y por detrás, tris-tras…

 

Mar Saura escogió un vestido gris perla de brillos de la firma Ralph Russo que revolucionó al sector masculino gracias a la vertiginosa raja de su falda y al espectacular escote que llevaba en la espalda. Como complementos: unos peep toes plateados y un clutch, ambos de Jimmy Choo. La actriz estaba bellísima.

 

 

 

Los patinazos de la gala 

 

Pero no todo fueron aciertos durante la noche del cine español. Hubo algunas actrices que patinaron en sus elecciones. Algunas se columpiaron con sus peinados, otras con sus vestidos y otras directamente no acertaron absolutamente en nada.

 

 

Victoria Abril hizo su aparición con un look metalizado y asimétrico y dejó con la boca abierta a todos los asistentes. Para terminar de rematar su desaliñado estilismo, la actriz se dejó el cabello suelto y se colgó un bolsito del brazo. Un caos…

Leire Martínez apostó por un diseño de corte sirena y escote asimétrico de Dolores Promesas que no le favorecía demasiado.  de la firma Dolores Promesas que no le favorecía demasiado. La cantante de la Oreja de Van Gogh

Pilar López de Ayala tampoco convenció demasiado. Si el año pasado lució un tupé que fue bastante criticado, en esta ocasión apostó por un recogido que tampoco ha convencido. Para colmo, la actriz lució un diseño de Nina Ricci que no sacaba nada de partido a su espectacular silueta.

 

 

A pesar de lucir un rostro resplandeciente, Melanie Griffith tampoco dio en el clavo. La mujer de Antonio Banderas lució un modelito que recordaba al de la mismísima madrastra de Blancanieves. Su estilismo era más acertado para Carnaval que para una entrega de premios.

Salma Hayek fue otra de las invitadas que no se supo sacar todo el partido que hubiera podido. La mexicana se embutió en un vestido de la firma Gucci de color berenjena que le quedaba tan ajustado que hacía que sus curvas se vieran desbordadas.

 

Ellos, los más bellos

 

Aunque la sección masculino no suele acaparar tanta atención como la femenina, lo cierto es que los chicos del cine español también se pusieron sus mejores galas para esta cita tan especial. Nuestros actores más destacados estaban realmente guapos. He aquí una muestra de la calidad del producto nacional…

La apuesta mayoritaria fue el esmoquin, pero cada actor aportó su toque personal. Mientras que Miguel Ángel Silvestre lo lució con una pajarita colocada de un modo informal, Maxi Iglesias no se puso ningún complemento al cuello y Juan Diego Boto se decantó por una corbata negra. Coronado, el gran triunfador de la noche (se alzó con la estatuilla al mejor actor por su extraordinario trabajo en “No habrá paz para los malvados”), fue el más clásico luciendo el esmoquin con corbata y pañuelo en el bolsillo. Como curiosidad, se puso tan nervioso al subir a recoger el galardón que estalló el botón de la chaqueta.

 

 

 

Hubo algunos actores, como Eduardo Noriega, Luis Tosar y Rodolfo Sancho, que arriesgaron un poco más y pusieron una nota diferente a la velada. Eduardo apostó por un traje bicolor y Luis también introdujo dos colores a su indumentaria, pero sólo en su corbata. Por último, Rodolfo se atrevió con un traje metalizado.  

 

 

Por Esther Valero

 

 




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.