“LAS NIÑAS BUENAS NO SE ENFADAN” ¿SEGURO?

Decir  “las niñas buenas no se enfadan” es para las mujeres lo que para los hombres es el “los chicos no lloran”, pero mientras que ellos ya han recorrido un largo camino para soltar una lagrimilla de vez en cuando a las mujeres, según precisa Elisa Agudo, coach empresarial y fundadora de ‘¿Quién dijo imposible?’ todavía se les hace duro mostrar en público su desacuerdo, por temor a que les rechacen o, peor aún, a que les tachen de neurasténicas.

A lo largo de varias generaciones nos hemos preocupado por alimentar los aspectos más racionales de nuestra existencia, dejando de lado las emociones, llegando a considerarlas como algo incómodo, molesto, que escapa a nuestro control y que hay que reprimir. De alguna manera, tal como explica el coach Enrique Jurado, creador del BrandCoaching, se ha producido en muchos casos a un secuestro emocional en toda regla sin darnos cuenta, además, de que las emociones no desaparecen sino que sólo se esconden. Muy gráfico es el ejemplo que pone el coach para definir los efectos de ese secuestro emocional. “Es algo así como meter bajo el agua una de esas pelotas gigantes que se utilizan para hacer pilates pues en cuanto salga lo hará de la forma más inesperada y explosiva que se te ocurra”, comenta.

Más información en: http://www.mujerhoy.com/psico-sexo/vivir-positivo/emociones-negativas-necesarias-llora-866043042015.html

 




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com