EXPECTACIÓN…LLEGA A LAS 16,30 EN TVE “ACACIAS 38”

Todo está listo ya para que la nueva serie de época de TVE se estrene este miércoles a las 22.30 horas en La 1, aunque a partir del día siguiente pasará a la sobremesa (de lunes a viernes a partir de las 16.30 horas).

La serie muestra las vidas cruzadas de cuatro familias burguesas y las de sus criadas en un edificio señorial de una gran ciudad de finales del siglo XIX, que está situado en el número 38 de la calle Acacias. Los habitantes de este peculiar ecosistema serán Sheyla Fariña, que interpreta a Manuela, una joven que huye de su pasado y se ve obligada a servir en una casa adinerada; Roger Berruezo (Germán), un médico burgués solidario con los desfavorecidos; y Sara Miquel (Cayetana), mujer de este y que, al preguntarle, ya se define como «la mala de este cuento». Pero el reparto es muy coral y está formado por 22 personajes recurrentes. Aunque para que ellos se luzcan es necesario el trabajo de otras 120 personas que forman el equipo completo de rodaje.

Y se han encargado con esmero de que no haya trampa ni cartón en los decorados. Hasta el último detalle esta estudiado «pese a ser una serie diaria y contar con un presupuesto reducido», que es la frase más repetida por directores de vestuario, guionistas o decoradores en nuestra visita a ‘Acacias 38’. Por poner un ejemplo: en la calle que da nombre a la ficción, hay una chocolatería en cuyo interior no falta un detalle. Hay repostería recién hecha, un periódico de finales del siglo XIX, mesas de mármol y una caja registradora que podría ser el producto estrella de cualquier anticuario.

«Descartamos dos cajas registradoras hasta que dimos con una que nos trajeron de Pamplona y nos pareció la más adecuada. Hemos sufrido mucho para montar todo esto y se nos ha ido el presupuesto entero porque hemos llegado a restaurar muebles antiguos y a calcar la decoración, incluyendo azulejos y parqué, de casas antiguas. Si pretendo que el público se lo crea, primero me lo tengo que creer yo», explica Santamaría.

Seguimos andando por la calle Acacias y la misma impresión nos produce la sastrería situada en el número 37 y el kiosko de flores que se encuentra más abajo. En los platós es habitual abrir una puerta y no encontrar nada al otro lado, pero en este caso es diferente: aquí se puede entrar hasta la cocina literalmente.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com