ANTONIO ROSSI: “EMPECÉ A HACER DEPORTE PORQUE MI TALLA DE PANTALÓN ERA PREOCUPANTE”

Antonio Rossi no sólo vive intensamente su profesión. El periodista del corazón es igual de intrépido cuando sale a buscar la exclusiva que participando en una competición de triatlón. A sus 35 años recién cumplidos, Rossi está en su mejor momento físico y lo ha conseguido gracias a esta modalidad deportiva que engloba tres disciplinas: ciclismo, natación, atletismo. Hace cinco años comenzó a practicarla casi por casualidad y actualmente forma parte de su vida. Tal es así, que ha querido compartir su experiencia en “Triatlón. Tú también puedes”, un libro con el que pretende demostrar que es posible convertirse en un gran triatleta partiendo de cero y, sobre todo, disfrutar entrenando y compitiendo.

 

Antonio, ¿cómo surgió esta aventura editorial?

Ha sido un regalo inesperado. Yo había comentado en televisión que era triatleta en varias ocasiones y la editorial ‘La esfera de los libros’ puso en contacto conmigo para ofrecerme este proyecto. Jamás me habría imaginado que acabaría escribiendo un libro ni nada por el estilo. Ha sido un viaje divertido y una experiencia única.

 

-¿Cómo te has organizado para escribirlo?

Sacando tiempo de donde no lo hay, sobre todo los dos primeros meses. Si ya me costaba sacar tiempo para los entrenamientos, imagínate para escribir un libro… Me dieron seis meses para prepararlo y al principio tenía que levantarme muy temprano y acostarme muy tarde. Me gusta entrenar antes de que acabe el día, sin embargo soy de escribir más por la noche. Lo he conseguido por una cuestión de constancia: dejando cosas que hacer y sacrificando algunas cosas. Pero ha merecido la pena hacerlo.

 

“El triatlón es mucho más que un deporte, es una filosofía de vida”

 

-¿Qué pretendes conseguir con este libro?

Es un libro dirigido a un público muy específico, pero mi objetivo es contar que el Triatlón se puede practicar sin necesidad de ser un profesional. Esta disciplina deportiva no es tan complicada como la gente cree, se puede afrontar desde cualquier punto de vista y con cualquier edad, ya que hay distancias y complicaciones adecuadas para todo el mundo. Este libro pretende dar a conocer este estilo de vida, porque el Triatlón más que un deporte es una filosofía de vida. Cuando el deporte forma parte de tu vida, te conviertes en alguien que lucha de forma constante para conseguir sus retos y que hace ciertos sacrificios para alcanzarlos. Es fantástico apostar por este estilo de vida.

 

-El prólogo lo ha escrito nada menos que Dani Martín… 

Sí, ha sido muy generoso. Me ha demostrado ser un buen amigo. Cuando se lo propuse, se fue leyendo los capítulos del libro y no se lo pensó. Él es runner y conoce bien la filosofía del equilibrio y las ganas de superarse, así que quién mejor que él para escribirlo. La verdad es que solo puedo las gracias. Es un amigo.

 

-¿Eres disciplinado?

Soy disciplinado, muy exigente conmigo mismo y bastante competitivo. Al fin y al cabo el triatlón no deja de ser una competición, así que busco algo más que el luciente de cruzar la línea de meta; también pretendo superarme y quedar lo más arriba posible en la clasificación.

 

-¿En tu trabajo también eres así de competitivo?

A nivel profesional más que competitivo soy muy exigente. Intento exprimirme al máximo y ser lo más riguroso posible. También soy muy autocrítico; nunca estoy lo suficientemente satisfecho.

 

 

“Para los que amamos esta profesión no hay nada como la adrenalina de tener una exclusiva entre manos y vas a comunicarla”

 

 

-¿Cómo se genera más adrenalina, practicando triatlón o en busca de la exclusiva?

La adrenalina que se siente cuando tienes una exclusiva buena entre manos y vas a comunicarla es espectacular. Para los que amamos esta profesión no hay nada comparable. Tener un temazo y poder contarlo es alucinante. La adrenalina del deporte es genial, pero la profesional es increíble, yo desde luego no la he saboreado igual en ningún otro sitio.

 

-¿Sigues poniéndote nervioso cuando tienes que dar una exclusiva?

Muchísimo, me lo preparo mil veces, escribo lo que voy a decir, pienso las palabras que voy a utilizar… Sí, cuando tengo entre manos una noticia importante me sigo poniendo muy nervioso, porque creo que la responsabilidad es muy grande. Y a la vez disfruto muchísimo. Tener un temazo entre las manos es algo maravilloso. ¡Ojalá tuviera más!

 

-Volviendo al deporte Antonio, ¿empezaste a hacer deporte para sentirte bien o para verte bien?

Empecé a practicar deporte a los 15 años y lo hice por una cuestión de peso. Con esa edad era bastante más gordito que ahora, pesaba 80 kilos y no soy muy alto, mido 1,75 metros. Mi talla de pantalón ya era preocupante y el deporte no solo me ayudó a adelgazar, sino también a ser constante y a perseguir mis metas. El triatlón llegó después, hace aproximadamente cinco años, y sin tener casi preparación ¡Mira dónde estoy! Soy el mejor ejemplo de que partiendo de cero se consiguen muchas cosas.

 

“Está feo que lo diga, pero nunca he estado tan bien físicamente como ahora”

 

 

-Para estar en forma y dar la talla tienes que cuidar mucho tu alimentación, ¿te privas de muchos caprichos?

Sí, lo paso fatal. Mi vida diaria en casa es muy aburrida, como pollo a la plancha, arroz, pescado hervido y cosas de ese estilo. Eso sí, cuando salgo por ahí no me privo de nada, me tomo mi vinito, mi pan, mis croquetas y lo que me echen… La verdad es que me he acostumbrado y lo llevo bastante bien, porque hay un equilibrio perfecto. Soy consciente de que no vivo de esto y que no se me puede ir la cabeza.

 

¿Qué importancia le das al físico?

Hombre, trabajo en la tele, así que es algo importante, no lo voy a negar. Me gusta verme bien y ahora mismo me encuentro en mi mejor momento. Está feo que yo lo diga, pero nunca he estado tan bien físicamente como ahora. Estoy encantado, el triatlón te deja un físico estupendo (risas).

 

-¿Cuál es la parte de tu físico que más te gusta?

Los hombros.

 

 

“Tengo muchos complejos, pero no los voy a decir para que la gente no se fije demasiado”

 

-¿Y la que menos? ¿Tienes algún complejillo? 

Tengo muchos complejos, yo creo que todos tenemos alguno, pero yo no voy a decir los míos para que la gente no se fije demasiado (risas).No estoy mal, pero hay cosas que no me gustan y me encantaría mejorar.

 

-Antonio, ya has escrito un libro. Ahora te falta plantar un árbol y tener un hijo… 

Ya he plantado algún árbol, porque vivo en la sierra y tengo una parcela en casa. Respecto a lo de tener un hijo lo siento por mi madre, pero por mi parte no va a ser abuela, no soy nada niñero. Menos mal que tengo hermanos (risas).

 

Por Esther Valero

 

 




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com