5 DETENIDOS POR LA MUERTE DEL BOXEADOR LEONÉS

Según informa Miguel Angel Zamora en Diario de León cinco personas han sido detenidas y puestas a disposición de la juez por su presunta participación en la muerte de Roberto Larralde. Entre los cinco detenidos se encuentran el individuo que realizó la última llamada a la víctima, su esposa, de la que se había separado, y dos presuntos autores materiales del crimen.

Una dotación de perros de patrulla del Cuerpo Nacional de Policía localizó anoche el cadáver de Roberto Larralde Urcera, el joven de 37 años de edad cuya desaparición desde el pasado sábado había denunciado su familia y que finalmente fue hallado con un resultado trágico.

Agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil se personaron anoche en un paraje especialmente recóndito y cercano al vertedero de Santa Olaja de la Ribera, junto al río Bernesga en la zona de la gravera.

Allí pudieron comprobar cómo el cadáver de un hombre cuyos rasgos físicos concordaban con los del desaparecido, se encontraba semi enterrado y cubierto con maleza.

En torno a las 23.00 horas, según pudo comprobar este periódico in situ, se personó en el lugar de los hechos la titular del juzgado de Instrucción número 3 de León, en funciones de guardia, para proceder al levantamiento del cadáver, que mostraba signos de muerte violenta pero sin heridas ni orificios de bala en un primer vistazo. El cadáver sí que se encontraba bastante hinchado y seco, lo cual probaría que el fallecimiento se habría producido hace ya varios días. Vestía camiseta, pantalones tejanos y zapatillas deportivas. Posteriormente se autorizó el traslado del cadáver al Instituto Médico Legal, donde fue objeto de autopsia y plena identificación. En dicha autopsia se determinó que el cadáver presentaba herida por disparo de arma de fuego.

Alrededor de un centenar de integrantes de la familia Larralde procedentes de puntos diversos de toda España se habían desplazado a León con el objetivo de «colaborar en las labores de búsqueda» de Roberto Larralde. Buena parte de ellos se personaron hacia las 00.30 horas en las dependencias de la Comisaría de Policía Nacional de León y en el Hospital.

La familia del fallecido insistió en las últimas horas en el mensaje de que no se tomaría en ningún caso la justicia por su mano y reiteró su disposición a colaborar con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

«Hemos llamado a nuestros familiares que están repartidos por otras provincias porque queremos demostrar que estamos unidos y nos van a ayudar a intentar encontrarlo», explicaba Manuel Larralde, padre de la víctima. El grueso de los familiares que se desplazaron rumbo a León para sumarse a los padres y hermanos del fallecido proceden de Cantabria y Extremadura básicamente, según informaron los propios allegados del joven que faltaba de su domicilio desde el pasado sábado. Tal y como anticipó ayer Diario de León en primicia, Roberto Larralde, de 37 años de edad, casado y con dos hijos, recibió una llamada telefónica a las 22.00 horas del pasado sábado. La Policía Nacional, que investiga el caso en sus comisarías de San Andrés del Rabanedo y León, tenía localizado al propietario del teléfono móvil desde el que se realizó esa llamada. El joven explicó en su casa que se iba «a hacer una cosa a León» y en torno a las 23.00 horas se personó en un descampado de Puente Castro, junto a un hipermercado, donde aparcó su furgoneta.

Nada se volvió a saber de él, a pesar de que las personas cercanas a Roberto sostienen que tenía costumbres normales y que no encajaba con su perfil psicológico una desaparición voluntaria. «Quien lo haya hecho se lo llevó contra su voluntad. Tiene que ser un secuestro pero a estas alturas nos extraña mucho que no hayan pedido rescate», especulaba una de las mujeres de la familia en manifestaciones a este periódico. La investigación sustenta su hipótesis principal en un ajuste de cuentas que inicialmente quizá no iba dirigido directamente contra su persona pero que, por cuestiones que se están tratando de aclarar, acabó convirtiéndolo en la primera víctima.

Los principales sospechosos reclamaban el pago de una importante deuda económica a un sector de la familia indirectamente relacionado con el desaparecido, pero paralelamente habrían cambiado de objetivo y lo habrían desviado hacia el desaparecido, que no estaría relacionado de forma directa con el tema.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com