RAQUEL SÁNCHEZ SILVA: «HE ESCRITO SOBRE UNA MUJER QUE PERDIÓ LA CABEZA POR UN HOMBRE»

Francisco Apaolaza entrevistó a Raquel Sánchez Silva para El Correo sobre el libro presuntamente erótico que ha publicado la presentadora.

 

Acaba de publicar ‘Mañana a las seis’ (Planeta), ¿cómo le dio por escribir una novela erótica?

No es una novela erótica. Es explícita. Pero solo cinco capítulos de 50 son eróticos y esos son los que llaman la atención. Es la historia de una mujer que pierde la cabeza por un hombre. Fue una petición editorial. Hace tiempo me propuse hacer una novela con una carga erótica total y le di vueltas hasta que encontré esta historia. La imaginé de manera sexual.

La protagonista es una adicta al sexo…

No es adicta. Solo disfruta del sexo y se deja llevar porque le falta mucho. Representa todo lo que no quiero ser.

¿Qué no quiere ser?

No quiero ser Lucía ni otras personas, si hay algo que no quiero ser es manipulable.

Dijo que hiere el sexo, ¿por qué?

El sexo no hiere. Cada uno lo maneja como quiere. Lo que hieren son ciertas palabras, pero si el sexo no hiere, ¿por qué hiere hablar de él? A mí me parece maravilloso hablar de sexo.

Dicen que su libro es la versión española de ’50 sombras de Grey’.

No lo sé. Espero que no. Reconozco que no lo pude terminar. Sé que le ha cambiado la vida a mucha gente, pero quiero pensar que ‘Mañana a las seis’ tiene otras cosas que no encontré en esa historia.

Vaya, no doy una… ¿podría ser el inicio de una carrera como escritora?

Lo dirán el libro y la gente. Afortunadamente las ventas van bien pero todavía hay que ser muy prudente. Ha sido un intento.

Lo terminó de escribir en la isla de ‘Supervivientes’.

Escribí gran parte allí. Era un lugar en el que podía llevar una disciplina. En Madrid parece que hay más tiempo pero cuando lo tienes, siempre hay algo que hacer. Allí teníamos muchas cosas que hacer pero cuando volvía a nuestra casa y tenía tiempo, lo tenía de verdad. Realmente estaba en la costa hondureña. Lo terminé el día de San Jordi y se lo dije a mi amiga Ana , que vivía conmigo: «Ana, lo he terminado».

Lo han editado en un tiempo récord.

Cuando llegué de la isla y Jorge Javier Vázquez me lo dio en directo, me quedé alucinada.

La gente buena es tanta. Hay tantas cosas buenas que no merece la pena hablar de lo otro. Tenemos que hacer un ejercicio para estar con los buenos. No demos protagonismo a los demás. Hay que identificar las cosas positivas y desechar las demás.

¿Cuándo se convirtió su vida en una novela de terror?

Ya no quiero participar en el circo de mi propia vida.

¿Se arrepiente de algo?

Quizás me arrepiento de algunas cosas que hice en los primeros meses [después de que encontraran muerto en su domicilio a su marido, Mario Biondo, en mayo de 2013]. No lo hice con maldad. Si hice algo que molestó, lo lamento profundamente. Quizás fue que volví pronto al trabajo, o las sonrisas con los amigos. No se veían las lágrimas. Comprendo y acepto las críticas.

Se sigue hablando de usted. Recientemente han salido unas fotos suyas con un hombre.

Ni las he visto.

¿Tiene manías?

Soy extremadamente ordenada y perfeccionista. Por ejemplo, no puedo escribir sin haber hecho la sinopsis de todos los capítulos. Sin ese orden no podría contar una historia.

¿Qué no se imaginan de usted?

En la televisión siempre intento comunicar y entretener, dar lo mejor de lo que tengo. Pero sé lo que es mi profesión y lo que es mi vida privada y de verdad que no quiero que nadie se imagine nada de mí. Cuando trabajo lo enseño todo absolutamente de mi vida, pero imaginar cosas de la gente no va conmigo.

Algo que no sepan.

Probablemente no se imaginen que me río y disfruto mucho, y que soy más feliz debajo del agua que en la superficie.

¿Le molestan menos buceando?

Lo que más me gusta de sumergirme es el silencio. No hay silencio igual que el del Gran Azul. Si hay algo que me emociona es eso, ese ritmo del mar en el que todo es diferente. Todos necesitamos un poco más de calma y de prudencia. Es importante tenerla para pensar en tu vida. Yo siempre digo que en determinados momentos no hay que contar hasta diez, sino hasta cien.

De todo lo que se ha dicho de usted, ¿qué le ha hecho más gracia?

A veces sacan imágenes mías en programas y no me reconozco.

 

 

 




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com