«HOLA LEONOR, ME GUSTARÍA CONOCERTE Y JUGAR JUNTAS»

Ángela Llorente Ruiz, una niña segoviana de 8 años se quedó impresionada por el desfile de coches y «personas importantes», cuando don Felipe se convirtió en Rey, pero sobre todo pensó que la que ya es la Princesa Leonor, podría ser una muy buena compañera de juegos. «A lo mejor algún día podemos jugar juntas…», imaginó la pequeña segoviana. Así lo cuenta El Norte de Castilla.

Los que la conocen describen a la hija de los Reyes de España como buena, cariñosa y sensata para su corta edad. Es Princesa de Asturias, pero comparte las mismas inquietudes que las niñas de su edad, estudiar y jugar. Esa descripción y la imagen que proyecta han animado a Ángela a querer tener una amiga más, una niña de su edad, una niña como ella, de aspecto risueño e inocente, sonriente y con una simpatía y desparpajo que deja patentes desde el primer momento, informa Ical.

 

 

Ángela no quiso esperar. Pocos días después y tras consultar la decisión con sus padres, Ángel y Ramona, se puso manos a la obra para redactar una ‘real’ carta a la Princesa Leonor «porque es la que tiene mi edad». En la misiva, la segoviana le desvela sus gustos y aficiones. Así, la carta reza lo siguiente: «Hola Leonor. Te vi en la tele cuando te convertiste en princesa. Cuando me enteré de que tenías 8 años como yo pensé que algún día podríamos jugar juntas. A mí me gustan las Monster High y jugar a las cartas y al parchís, también me gusta escuchar a Malú. Me encantaría conocerte y jugar juntas. Yo me llamo Ángela y vivo en Segovia. Un beso, Ángela».

 

Aunque la segoviana se ha imaginado jugando en los jardines del Palacio Real, la niña preferiría que fuese Leonor la que se trasladase a Segovia para compartir juegos con ella en uno de los parques preferidos de la pequeña, el de San Millán. «Me imagino el Palacio Real muy grande y con un parque dentro, pero prefiero que venga ella a jugar conmigo», dice la pequeña.

A sus padres, Ángel y Ramona, la ocurrencia de la pequeña no les sorprendió. «Cuando nos lo comentó nos hizo mucha gracia y pensamos ¿por qué no? Al fin y al cabo la infanta Leonor es una niña más».

Ángela, acostumbrada a cartearse con una amiga que vive en Galicia, no dudó en decorar esa carta tan especial con uno de sus dibujos favoritos, la imagen de Draculaura, «uno de los personajes de las Monster High que me gustan mucho», para hacer un guiño a sus gustos y compartirlos con la que podría convertirse en su amiga más ilustre.

A la espera de una respuesta, Ángela continuará desbordando imaginación y ganas de hacer nuevas amigas sin importar quienes sean o dónde vivan. Todo un ejemplo a seguir, un ejemplo de cómo la inocencia en ocasiones es la mejor llave para abrir puertas que parecen imposibles de traspasar, una manera de hacer realidad el cuento de caballeros y princesas con el que alguna vez todo niño ha soñado.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com