LA REINA LETIZIA, GANA MUCHO SIENDO NATURAL

Fue como si de repente se hubiera quitado de encima miles de ataduras. Cuando todo el país y gran parte del mundo iba a estar pendiente de cualquier gesto, doña Letizia ofreció lo mejor de sí misma, su naturalidad.

Los detractores de la princesa Letizia vieron la luz de repente y se convirtieron en fervientes admiradores de la reina Letizia. Se obró el milagro.

No hay periodistas especializados en la Casa Real por mucho que lo intenten vender en los distintos medios. La Casa Real no aporta información destacada a nadie. Los comunicados son oficiales y quizá demasiado oficialistas-al menos hasta ahora-y los que se autoproclaman enterados de las cosas de la Casa juegan la baza de asegurarse el sustento en los medios que se lo creen.

Para muestra un botón: Ni uno, ni una, de los «enterados» se enteraron de la abdicación ni un minuto antes que usted, querido lector.

Con esa afirmación categórica por delante. Lo importante ahora en esta «Monarquía renovada para un  tiempo nuevo» es que los nuevos reyes nos lleguen más cercanos y aprovechando lo mucho que gana la reina Letizia siendo natural, lo sigan siendo para una mejor y mayor interacción con el resto de ciudadanos.

Que no dejen Sus Majestades de salir al cine, donde solían en la Calle Princesa o donde gusten, ni de tomarse la reina un café con sus amigas en la terraza de ese bar de El Pardo. Y permítanse el lujo de salir a cenar juntos y hacerse confidencias de matrimonio en una mesa de restaurante sin excesos de vigilancia ni distanciamiento.

Sean normales y pasen de los enterados. El pueblo llano, gusta de la gente llana.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com