ÚLTIMA ESTUPIDEZ: ALCOHOL POR LA VAGINA O POR EL OJO

Ya se está publicando las últimas estupideces que se están llevando las primeras víctimas. Introducirse alcohol empapado en tampones por la vagina y ahora lo último es a través del ojo.
Los casos de ´tampodka´, tal y como explican los médicos, están asociados con la práctica de juntarse solo para escuchar música y tomar alcohol . Aquí lo que prima es emborracharse lo más rápido posible. De ahí el uso de métodos como los citados. Según indica el médico asturiano Eduardo Carreño, “la zona de la vagina y el ano está muy irrigada, con lo que la absorción del alcohol es mayor”. El riesgo, explica, es que se puede producir un shock alcohólico con mayor facilidad, y todo puede derivar en el fallecimiento. No hay que olvidar “las repercusiones locales de esta práctica”, añade Carreño. “El alcohol puede cargarse la mucosa de la vagina, debido a las infecciones que pueden producirse”, señala.

La práctica del ´tampodka´ es similar a la del ´eyeballing´, que consiste en absorber el alcohol a través del ojo. Este método para emborracharse puede producir trombosis en la córnea, lo que conlleva la disminución de la visión o la pérdida del campo visual. En el peor de los casos puede producir ceguera.

El catedrático de Toxicología Arturo Hardisson de la Torre, añade que el efecto que esto tiene sobre el ojo es muy nocivo, porque el alcohol es un desecante y los globos oculares necesitan tener humidificación. En principio, el alcohol machaca la conjuntiva del ojo, causándole un daño tópico pero, en el caso de que se prolongasen estas conductas, podría derivar en un daño funcional, con riesgo de lesiones en la córnea y la posibilidad de una ceguera a largo plazo. Además, también existe el riesgo de contraer infecciones tanto en el ojo como en la vagina o el ano.

Una práctica de “integración” peligrosa

El médico Eduardo Carreño señala que, en el caso de los chicos, la práctica del ´tampodka´ parece tomar la forma de un mal entendido “rito de iniciación”, una forma de integrarse en una nueva pandilla de amigos. Carreño deja claro que el uso de tampones impregnados en alcohol no puede ligarse en absoluto a un trastorno mental y que los jóvenes que lo llevan a cabo son totalmente “normales”. Y reconoce que es fácil que este tipo de información llegue a los jóvenes, ya que: “Todo está en internet”.

Ante estas prácticas los expertos piden una labor de prevención y advertencia de las consecuencias nefastas que puede traer este método para emborracharse de forma rápida y más potente.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com