SALTA DESDE 300 METROS, NO SE ABRE PARACAIDAS Y SOBREVIVE

El paracaidista británico Mateo Gough había completado exitosamente más de 700 saltos con paracaídas y 180 saltos de los llamados ‘base jumping’ donde se usa un traje especial para poder volar y experimentar la sensación de una caída libre.

En su intento por lograr su ‘base jumping’ número 181 se enfrentó cara a cara con la muerte. La cámara en el casco de Gough registró todo el salto, los gritos y su caída.

Pese a golpearse por las laderas del acantilado y estrellarse contra la tierra, este arriesgado aventurero sufrió heridas leves.

El paracaidista contó que al principio todo marchaba bien y que las condiciones climáticas eran las adecuadas, pero que perdió el equilibrio al saltar por unas fallas en el equipo mecánico.

“Cuando toqué tierra me encontraba en estado de shock y dudando si aún seguía con vida”, confesó Gough que actualmente se encuentra en su natal Birmingham, donde se recupera de sus heridas.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com