EL MISTERIO DEL PEATON MUERTO EN LA A6

Según informa El Norte de Castilla el misterio sigue rodeando el más que extraño atropello registrado hace ya tres semanas literalmente en mitad de la autovía de La Coruña (A-6) y en el que perdió la vida un hombre al ser arrollado en plena noche por dos vehículos. El cuerpo de la víctima continúa aún en las cámaras del Instituto de Medicina Legal después de que nadie lo haya reclamado y de que las pesquisas para identificarle llevadas a cabo desde entonces por los agentes de la Guardia Civil hayan resultado infructuosas hasta la fecha.

Así que cualquier hipótesis sobre la identidad del atropellado desconocido son, por ahora, meras conjeturas. La tesis que cobra más fuerza, según apuntan las fuentes de la investigación consultadas, apunta a que puede tratarse de un inmigrante sin «muchas raíces en el país» y que aquella noche pudo –con toda la prudencia– participar en algún robo en las inmediaciones. Eso explicaría cómo llegó hasta el lugar del accidente –a bordo de un vehículo–, situado a un kilómetro de distancia del primer núcleo habitado (Villardefrades), y por qué sus posibles acompañantes le habrían abandonado justo después de que fuera arrollado en torno a las 23.25 horas de aquel viernes, día 17 de marzo.

Pero, aunque probable, esa es solo una hipótesis, ya que en el lugar del siniestro nadie encontró vehículo alguno en las inmediaciones. Lo único cierto es que la víctima cruzó la calzada de la autovía sin ropas reflectantes y por un punto vallado próximo a un puente de servicio que carece de accesos desde la A-6. Y ahí, en el punto kilométrico 216,870, fue arrollado por el conductor de un primer monovolumen, una Citroën C4 Picasso, antes de que un segundo vehículo –otro monovolumen Opel Zafira– le pasara de nuevo por encima. Sus conductores declararon después que ni siquiera le vieron. Ni a él ni a nadie en las inmediaciones de un tramo sin iluminación.

El maltrecho cuerpo del fallecido fue trasladado al Instituto de Medicina Legal, en cuyas cámaras permanece desde entonces. Sus huellas no estaban registradas en las bases de datos oficiales –carecía, por tanto, de antecedentes en España– y los investigadores esperan ahora los resultados de las pruebas de ADN de las muestras biológicas remitidas hace semanas a los laboratorios centrales de la capital madrileña.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com