NUESTROS PRÍNCIPES EN LA BODA DE LUXEMBURGO

Guillermo y Stéphanie, príncipes de Luxemburgo, se han dado el sí quiero en la Catedral de Nuestra Señora, en una ceremonia religiosa oficiada por el Arzobispo Jean-Claude Hollerich, y en la que se han congregado las casas reales reinantes y no reinantes de todo el mundo

La novia llegó a bordo de un automóvil Daimler DS 420 de color azul, comprado por la Familia Gran Ducal. Stéphanie, hija de los Condes de Lannoy de Bélgica, es princesa de Luxemburgo desde este viernes, coincidiendo con el enlace civil con Guillermo, el heredero del Gran Ducado. La joven, de 28 años, entró a la catedral de la mano de su hermano mayor y heredero al título de Conde de Lannoy, Jehan, y nada más llegar al altar besó a su padre.

Lucía un vestido clásico de color champán, velo de cinco metros de tul y una tiara de 260 brillantes que pertenece a la familia de la novia y es obra de la firma Althenloh de Bruselas. El traje, de Elie Saab, con bordados de oro, de corte barco al frente, un gran escote en la espalda y manga larga francesa. Según ha informado el Gran Ducado a los centenares de periodistas acreditados al enlace de todo el mundo, para elaborar el vestido se han empleado 3.200 horas de trabajo para los bordados y 700 horas de costura.

El novio Guillermo, de uniforme militar, según informa ABC, ha guiñado el ojo a su princesa cuando ha llegado al altar por la misma alfombra roja que recorrieron sus padres, Enrique y María Teresa, Grandes Duques de Luxemburgo en su enlace en 1981.

Durante la ceremonia el Arzobispo ha iniciado su homilía con una oración en recuerdo de la recientemente fallecida madre de la novia, la condesa Alix della Faille de Leverghem

Los Príncipes de Asturias se han sentado junto a los herederos de Bélgica, Felipe y Matilde.

La pareja ya se dio el sí quiero civil el jueves en un acto en el Ayuntamiento de la capital oficiado por el alcalde, Xavier Bettel, que tuvo unas palabras de recuerdo en la ceremonia para la recientemente fallecida madre de la novia, la condesa Alix della Faille de Leverghem.

El novio, de 30 años, el mayor de cinco hermanos, es el heredero del trono desde el año 2000, coincidiendo con la coronación de su padre, el Gran Duque Enrique I de Luxemburgo.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com