Entrevistado en XL Semanal BRAD PITT: “ANGELINA Y YO NOS CASAMOS, NO PODEMOS ESPERAR MÁS”

Hay cosas que solo están al alcance de Brad Pitt. A saber: una boda con Angelina Jolie, ser el padre más atractivo del planeta o convertirse en el primer hombre en ser imagen el perfume más mítico –y femenino– del mundo, Chanel N.º5. Con este motivo ha posado en exclusiva para XL Semanal.

Nadie como Pitt lleva en la cresta de la ola, sin grandes altibajos profesionales, tanto tiempo como él. A sus 48 años, de hecho, vive su apogeo, en buena medida gracias a su relación con Angelina Jolie, pero también porque, emulando a Paul Newman y Robert Redford, Brad y sus amigos George Clooney y Edward Norton han recuperado el paradigma de la estrella de cine que deja a un lado la autoindulgencia para producir y protagonizar películas más allá del puro entretenimiento y los salarios astronómicos.

Con 50 películas en su haber, cinco nominaciones al Óscar –tres como actor, dos como productor–, un Globo de Oro y unos ingresos de 20 millones de dólares al año, es esa aura suya de sex symbol que, a la vez, es un tipo interesante, comprometido y buen padre la que conforma esa imagen de marca que da tanto valor a Pitt.

Ese valor se ha multiplicado de forma exponencial en los siete años que lleva con Jolie. Más todavía en los últimos diez meses, cuando anunciaron que tenían el firme propósito de formalizar su relación. Desde entonces, nada ha despertado tanta agitación en el mercado del cotilleo. El culebrón arrancó en enero, cuando Pitt reveló al Hollywood Reporter que sus seis hijos no dejaban de presionarlo: «Me preguntan todo el rato: ‘¿Cuándo le vas a dar un anillo a mamá?’ –confesó a principios de año–.

Brad y Angelina solían afirmar que no se casarían hasta que se legalizara el matrimonio homosexual, una de sus causas más significadas en los últimos años. La pareja ha flexibilizado considerablemente su posición. «Sí, dijimos eso hace un tiempo, pero no podemos esperar más». Pitt afirma incluso que podrían llegar más bebés. «No hemos cerrado ese libro», confirma.

A tenor de los antecedentes –la boda con Jennifer Aniston hace 12 años– es factible sospechar que la pareja estaría jugando al despiste. En aquel entonces, ni siquiera los más de 300 invitados ante quienes Pitt dio el ‘sí, quiero’, y a los que se les exigió, firma mediante, la mayor discreción posible, conocían el lugar del enlace hasta días antes de la boda. En cualquier caso, el actor zanjó la cuestión hace unas semanas al afirmar: «No hay planes todavía. Solo puedo deciros, eso sí, que nos casaremos».

Mientras, Brad Pitt deja claro que “yo tomo mis propias decisiones. Nadie sabe lo que quiero mejor que yo”.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com