LA MALDICIÓN DE LOS FAMOSOS QUE DEMANDAN

Ya se le conoce como “La maldición de los famosos”. Si la ciencia consiste en estudiar un hecho que se repite constantemente, parece que entra dentro de lo denominado científico el curioso resultado que se da cada vez que un famoso demanda a un periodista o a un medio, el público que sigue a ese medio o periodista da la espalda al famoso que ha decidido llevar a los tribunales al intermediario entre el famoso y él.
Un par de ejemplos, sin nombres, para que se entienda mejor.
Una celebrity de aquí, pasó una racha en la que le dió por pluriemplear a “sus abogados” colocando demandas sin ton ni son a diferentes medios. Desde entonces, ya no sufre persecución alguna de paparazzi, sólo su sombra la sigue. El público comprendió de inmediato que la soberbia y la falta de lógica no es el mejor complemento para una profesión en la que su imagen le debe mucho a la prensa y no es justo cobrar por exclusivas y cobrar por el juzgado cuando no hay abono directo de la información.
Afortunadamente ya algunos jueces comienzan a darse cuenta del truco.
El segundo ejemplo es más triste aún para su protagonista, sufrió el mismo síndrome que la anterior y que tantos otros que se creen de repente el ombligo del mundo con poder para obligar a la prensa a ponerse de rodillas y a los jueces a otorgar sentencias.
La sentencia fue a su favor, pero a cambio perdió el favor de su público. Él aún no se ha enterado por qué siendo tan importante la gente no le sigue.
El público, no acepta las contradicciones de quien utiliza a la prensa para sus fines y se lía a bofetadas legales con ella cuando el famoso, o popularcito no saca algo.
Estos dos ejemplos son los más llamativos y los más comentados tanto entre los compañeros, los periodistas y los publicistas, pero hay aproximadamente seis casos en total con los que ya no quieren saber nada las firmas comerciales que antes les buscaban para sus anuncios.
Otra fuente de ingresos extra que han perdido porque esas caras ya no resultan agradables al público que es el objetivo de las marcas.
Será casualidad?… O una leyenda urbana?




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com