ROBERT KENNEDY NO FUE ASESINADO COMO SE CONTÓ

Una testigo, presente en los pasillos del hotel Ambassador el día de 1968 en que asesinaron a Robert Kennedy, asegura ahora, 44 años después, que el FBI manipuló su testimonio y ocultó entre cuatro y seis tiros.
Nina Rhodes-Hughes, que en la actualidad tiene 78 años y que entonces era actriz en una cadena de televesión y prestaba sus servicios como voluntaria en la campaña de Kennedy en la candidatura a la presidencia de su partido ha hablado 44 años después: Yo nunca dije que fueran ocho disparos. Nunca, nunca lo dije”, aseguró el pasado domingo a la cadena CNN. “Fueron al menos 12, tal vez 14”. Ella asegura que así se lo contó al FBI entonces, pero que los agentes manipularon sus declaraciones.
Por otra parte el FBI y los fiscales siempre defendieron que Sirhan Sirhan, un antisionista de ascendencia palestina nacido en Jerusalén y emigrado a EE UU, actuó en solitario. Confesó y aunque se le condenó a muerte,al final se le redujo a la perpetua en 1972.
Sirhan cumple condena en la prisión estatal de Coalinga, en California. Sus abogados han solicitado que la fiscalía le conceda una anulación o repetición del juicio, dada la aparición de nuevos testimonios y pistas.
Rhodes-Hughes, que se hallaba a escasos metros de Kennedy cuando fue abatido. Asegura que oyó disparos procedentes de dos localizaciones, no sólo de una. “De esto se desprende que hubo otro tirador a mi derecha”, dijo la testigo a CNN. “Debe contarse la verdad. Ya está bien de tapaderas”.
Como en el caso de John, parece que los asesinatos de ambos Kennedy sufrieron de múltiples errores judiciales, algo inconcebible en un país en el que se jactan de ser la mayor democracia del mundo civilizado.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com