Facebook AutoPost

CORINNA ASUSTADA: «¿QUIÉN NO LO ESTARÍA SI TE ACUSAN DE SER AMANTE DEL REY?»

Excelente reportaje de Vanity Fair en el que aclara varios puntos confusos del tristemente famoso viaje de S.M. el Rey a Botsuana.
Este es un resumen de lo que la revista de este mes publica sobre el tema.
La aristócrata alemana Corinna zu Sayn-Wittgenstein, de 47 años, participó en el safari a Botsuana en el que el rey de España se fracturó una cadera junto a su primer exmarido y su hijo de diez años, fruto de su segundo matrimonio con el príncipe alemán Casimir zu Sayn-Wittgenstein.
Vanity Fair resume testimonios del entorno de la amiga de don Juan Carlos que explican que lleva viajando con él «desde hace ya bastantes años» como «una especie de asesora». «Se ocupaba de todo, de la A a la Z. El rey no explicaba quién era. Simplemente ella estaba a su lado todo el tiempo. Podría ser la asistente, la organizadora, la mánager estratégica…», explica en el reportaje un cazador.
Según informa 20 Minutos basándose en la información de la revista en este último viaje a África, según Philip Adkins, primer marido de Corinna, el empresario sirio Mohamed Eyad Kayali, «un hombre muy generoso», corrió con los gastos de todos los asistentes.Y añade: «Yo estaba allí porque conozco muy bien África y porque Corinna había querido llevar a su hijo pequeño. Tengo una excelente relación con el niño, era la primera vez que él iba a un safari y ella se sentía más segura si yo estaba allí», explica. La revista alude a la vieja amistad entre el rey de España y el empresario: «Querían estar en la selva juntos, probablemente por última vez en su vida, hablando frente al fuego.
Adkins califica el safari a Botsuana como un «viaje de familia y amigos» y asegura que su exmujer está «asustada» desde entonces; «¿Quién no lo estaría si de repente apareciesen periodistas de todo el mundo atacándote y acusándote de ser la amante del Rey?».

LO QUE HACÍA CORINNA

El cazador antes citado, que asistió a algunos de los viajes que Corinna organizaba, asegura que la aristócrata empezó «cobrando por la organización de los safaris de lujo» y después «como los conocía, ponía en contacto a algunos de los hombres más poderosos de Estados Unidos, Oriente Medio y Europa».
Estos hombres de negocios «desarrollaban allí futuras transacciones» y ella misma «acabó por cerrar tratos en los países de origen y llevarse así suculentas comisiones», añade. La publicación asegura que, según fuentes del entorno del Rey, la relación de amistad entre este y la aristócrata podría haber llegado ya a su fin con el objetivo de «frenar la polémica desatada desde la cacería».
Siempre según el magnífico resumen de 20 Minutos la publicación relata que en algunos de los viajes oficiales en los que acompañaba al rey, la aristócrata «controlaba cada uno de los detalles» e incluso «el responsable de protocolo de la Casa del Rey estaba desconcertado». En 2006 viajó a Arabia Saudí como «consejera estratégica», repitiendo al año siguiente «para llevarle a título particular, un mensaje altamente confidencial al príncipe Al-Waleed de parte del rey», según fuentes diplomáticas citadas.

 




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com