ASÍ VIO MARÍA DE MORA LA BODA DE LA ESTEBAN

Media España estuvo pendiente el pasado sábado de la boda de Belén Esteban. María de Mora relata el aconteciento del verano en esta crónica. ¡No os la perdáis!

 

En estos días en las revistas veremos el vestido de una de las personas más mediáticas de la prensa del corazón en España. Todos sabemos de quién hablo, sí, de Belén Esteban.
Por fin consiguió llevar al altar a su Miguel acompañada, cómo no, de los colaboradores de Telecinco. El enlace coincidió con la boda de María Pombo, todo un derroche de clase y glamour allá por donde mirases… Pero vamos a centrarnos en lo que nos ocupa, la boda de la Esteban. Parece ser que fallaron las medidas de seguridad y no porque en ella estuviera invitada Vitoria Beckham, quien tan solo una semana antes asistió a la boda de Pilar Rubio y Sergio Ramos e hizo caso omiso a la norma que estableció la pareja de no vestir en color verde, rosa, naranja o estampados.

En esta ocasión, el protagonista, según dicen, fue el paparazzi y empresario Diego Arrabal, quien obtuvo más de mil fotografías del evento del año en Telecinco, pudiendo demostrar que en dicho reportaje se encuentra el secreto mejor guardado, el vestido de la novia. A Diego Arrabal se le caracterizará, a partir de ahora como un hombre de palabra, gran profesional,humilde y generoso. El paparazzi prometió que si obtenía las imágenes las daría en su en su totalidad al programa en el cual trabaja hoy en día como colaborador: “Viva la Vida” de Emma García. De este modo no reventaría la cuantiosa exclusiva pactada por los cónyuges en la prestigiosa revista Hola. De momento el secreto sigue siendo secreto…

Muchos fueron los invitados que lucieron sus mejores galas, entre ellos destacaría a Carlota Corredera, que transportó mi mente a mi infancia. Viéndola salir del hotel al evento más bien parecía salir de un cuento de los hermanos Grimm; me recordaba a la madrastra de Blancanieves vestida con el gran diseño de Hannibal Laguna que lució para tan esperada ocasión.

 

 

Pensando en este cuento, visualicé también a la Bruja del cuento cuando vi aparecer a Gema López con esa maravillosa camisa con cuello al alza.

 

 

No es por nada, pero a Gema solo le faltaba una cestita con manzanas para dársela a una Blancanieves encarnada por Mila Ximénez, quien a mi parecer fue la mejor vestida de la velada con ese sencillo diseño de Ágata Ruiz de la Prada que personificaba y resaltaba la personalidad carismática de Mila.

 

 

Y, cómo no, he de dedicar este cuento también a las Campos, que serían ”las hermanastras”, siempre con mi mayor respeto para todas. Por cierto, Terelu Campos fue la elegida para recibir el ramo de flores de la novia. Carmen, por su parte, con el tartazo ya tenía bastante… Vamos, que si se cumple la tradición, veremos a Terelu casada para el nuevo año 2020.

 

 

Pero volviendo a la realidad, no estábamos inmersos en el cuento de Blancanieves sino en un cuento real, en el que un un voluntario salvo la vida a la princesa del pueblo logrando despertarla ycambiando su vida para siempre.

Augurio o no de los hermanos Grimm, se ha celebrado la Boda de La Bella Durmiente

¡Vivan los novios!»

 

Por María de Mora




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.