CRISTINA LÓPEZ DEL HIERRO, DIRECTORA DE LA PRIMERA EDICIÓN DEL FESTIVAL DE TEATRO DE LLANES

Lo que comenzó siendo una aventura de aficionada se está convirtiendo en toda una andanza profesional…  Como os contamos hace ya algún tiempo, Cristina López del Hierro se animó a organizar una obra de teatro hace ya ocho años con el fin de recaudar fondos para una buena causa y ya es toda un profesional de las tablas. Ahora, después de varios montajes teatrales con un gran éxito de crítica y taquilla… ¡Está imparable! Tal es así que se dispone a dirigir la Primera Edición del Festival de Teatro de Llanes, que tendrá lugar del 20 al 28 de octubre. Casi nada…

 

 

La anticuaria, tan cariñosa y atenta como siempre, nos ha recibido y nos ha hablado de este proyecto que la tiene muy ocupada, pero repleta de energía e ilusiones.

Cristina, ¿cómo ha surgido esta aventura profesional?

Llanes es un lugar con una tradición teatral tremenda y se merecía tener algo así. Tenía mucho sentido organizar un Festival de Teatro aquí porque es una tierra que está estrechamente ligada al teatro y no he parado hasta que lo he conseguido.  Estoy muy ilusionada y estoy convencida de que va a ser un evento muy especial con mucha continuidad en el tiempo. Y siempre podré presumir de haber sido la primera directora del festival, jejejeje (bromea).

¿Te ha costado mucho sacarlo adelante?

He tenido que pelear mucho para hacer el Festival. La Concejala de Cultura, Marisa Elviro, apoyó el proyecto desde el primer momento y le estoy muy agradecida; igual que a todos los llaninscos, que me han acogido como una más de esta tierra. Sin embargo, los trámites administrativos son otra historia… No ha sido fácil.

¿Nos puedes adelantar algo?

Hombre, el factor sorpresa en el teatro es fundamental, pero os diré que la apertura del Festival será muy emotiva y rememorará la historia teatral de Llanes.  Además, organizaremos diferentes performances en las plazas de la localidad. ¡Va a ser precioso y emocionante!

 

 

Quién te lo iba a decir a ti…

Ya ves… Yo que llegué a Llanes en un momento en que estaba súper perdida… Creo que me vine al norte porque, además de que me encanta, estaba en una etapa en la que hasta el sol me molestaba. Esta tierra y su clima van mucho conmigo, porque aunque se me ve alegre, tengo un punto de melancolía en mi interior. ¡Y me ha dado y me da tanto!

Has trabajado duro…

No me gusta nada ponerme medallas, pero la verdad es que sí he trabajado mucho. En todas las obras que he organizado he hecho de todo: las he producido, las he adaptado, las he dirigido, me he encargado de todos los detalles de la escenografía, del vestuario… Eso sí, tanta inversión de tiempo, recursos y esfuerzo ha merecido la pena. La satisfacción de hacer lo que te gusta y de llegar a la gente es inmensa.  Ahora, con el Festival de Teatro estoy entusiasmada.

Además, has vivido momentos personales muy difíciles en los últimos meses…

Sí, he perdido a Enrique, uno de mis ocho hermanos. Quiero mucho a todos mis hermanos, pero él era el más afín a mí; teníamos muchas cosas en común y ha sido un gran golpe personal.  Digamos que me he refugiado en el teatro; jamás podré superarlo del todo, pero este proyecto está siendo una especie de antídoto para afrontar este trance.

 

 

¿Quiénes están siendo tus principales apoyos en esta aventura?

Mi hijo es mi principal apoyo. Tengo que darle las gracias por acompañarme en éste y en todos mis proyectos. Tengo una suerte inmensa de tenerlo al lado pues, además de ser mi hijo, es un hombre con un corazón tremendo y un grandísimo profesional. Juan Ribó también me está apoyando mucho. Se está portando maravillosamente bien y me da muchas ideas. Le estoy muy agradecida, pues al fin y al cabo mucho de lo que yo sé de teatro se lo debo a él directa e indirectamente. Siempre he sido muy aficionada a las tablas, pero convivir con un gran hombre de teatro durante 18 años me ha enseñado mucho. Juan me contagió su amor por el teatro y a su lado he vivido muchas anécdotas y conocido a grandes profesionales de este mundo.

Hablando de Juan, ¿en qué punto está vuestra relación?

Muy bien. Llevamos dos años tratándonos de forma habitual y somos grandes amigos; nos queremos mucho. Me he dado cuenta de que me quiere más de lo que yo creía. Está siendo un apoyo increíble como amigo y como gran hombre de teatro.  De momento estamos volviendo a conocernos como amigos, que es una faceta que a veces resulta difícil mantener cuando se es pareja. Ahora los dos estamos en otro momento, tenemos otra edad, nos miramos de otra forma…  ¿Qué esto puede desembocar en otra cosa? Pues no sé… Siempre he pensado que terminaremos viviendo juntos cuando seamos mayores, pero quién sabe…

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.