PINCHOS GOURMET A BUEN PRECIO EN “LA BARRA DE SANDÓ”

Salir a tomar unos pinchos y unas tapitas acompañados por una cervecita, un refresco o un vino es un auténtico placer gastronómico que forma parte de nuestra cultura desde hace mucho tiempo. Sin embargo, en los últimos años las patatas bravas y los calamares rebozados han ido refinándose y dando paso a propuestas mucho más elaboradas, ofreciendo auténticos manjares que nada tienen que envidar a los platos más exquisitos de los grandes chefs del momento.

“La Barra de Sandó” es uno de los establecimientos donde ir de tapas se convierte en un auténtico lujo para el paladar sin necesidad de rascarse demasiado el bolsillo. Este bonito restaurante situado a pocos menos de la Gran Vía madrileña, en el hall del Hotel Santo Domingo, cuenta con una imponente carta con 25 pinchos fríos y calientes que son un auténtico deleite para los sentidos. La ensaladilla trufada, el tartar de foie y setas, el huevo campero con jamón ibérico y patatas, el pulpo braseado con cremoso de trigueros y queso, y el costillar de ibérico con su adobo de teriyaki y puré de queso ahumado son solo algunos de ellos.

 

Ensaladilla trufada.

 

Pulpo asado con cremoso de trigueros y queso.

 

Y, para terminar, nada mejor que poner un toque dulce a la velada con el espectacular sándwich de chocolate y vinagreta de naranja o con una tarta de queso ahumada. ¡Están para chuparse los dedos!

 

Sandwich de chocolate y vinagreta de naranja

 

Tarta de queso ahumada.

 

A la carta o de menú

Estos suculentos pinchos se pueden saborear a la carta o decantarse por alguno de sus menús. Los comensales que vayan solos pueden optar por el Individual, compuesto por 3 pinchos salados y un postre (20 €), mientras que los que vayan acompañados pueden compartir el Menú para 2, que incluye 5 tapas y 2 postres (18 €).

Para acompañar estos manjares, “La Barra de Sandó” cuenta con una carta de cervezas con una docena de variedades para escoger y, por supuesto, con una selección muy atractiva de vinos, que están disponibles por copas.

 

¡Pinchos aptos para celíacos!

 

Este restaurante no se olvida de los celíacos, que pueden disfrutar de la gran mayoría de sus platos. ¿Qué tal una Cazuelita de callos a la madrileña o un Taco de bacalao glaseado con alioli y puré de pimiento asado?

 

De tapas durante todo el día

Tapas para tomar el aperitivo, comer, comer, merendar o cenar… Hay opciones para todos los gustos y, además, se ofrecen desayunos completos y deliciosos compuestos por café, zumo recién exprimido, huevos, bacon, cherrys y pan rústicos. Sin duda, una deliciosa inyección de energía para afrontar todo el día.

 

Decoración tan exquisita como la comida

“La Barra de Sandó” cuenta con una elegante barra con cómodos taburetes coronados de terciopelo celeste, 4 mesas altas y bajas con amplías sillas y un colorido reservado con grandes ventanales hacia la animada plaza, que resulta perfecto si se va de pinchos gourmet con amigos.

 

 

Y para terminar… Unos cócteles con vistas privilegiadas de Madrid en “Sunset Lookers”

En realidad este emplazamiento no sólo es perfecto para terminar la velada, sino también para empezarla, ya que permite disfrutar de un atardecer de ensueño en la Capital de España. Esta terraza es una de las más espectaculares de Madrid, ya que cuenta con uno de los jardines verticales más reconocidos de España y ofrece unas vistas envidiables de la ciudad, iluminada a ritmo de música chill out y con algunos de sus tragos estrella en la mano.

 

 

Cerca de 20 cócteles donde no faltan los clásicos y preparan también algunos más especiales como el Bahama Mama, Mai Tai, el Texas Iced Tea o el Blue Eyes, con vodka, blue coraçao, limón y azúcar (entre 10 y 14 €) e incluso 7 más sin alcohol, como el Santo Domingo, hecho a base de granadina, zumo de piña, naranja y maracuyá (todos estos por 8 €); combinados de vodka, ginebra, ron, tequila, whisky (entre 10 y 15 €), vinos, sangría o cava, son las opciones de esta barra de altura.

 

 

En el suelo, bajo una cristalera, una bonita piscina reservada durante el día para los clientes del hotel, y más abajo… ¡la ciudad a tus pies! Una perspectiva de 360º de Madrid que no deja de enamorar por muchas veces que se vea, ni siquiera al que se conozca el skyline de memoria.

 

 

 

LA BARRA DE SANDÓ

Hotel Santo Domingo

Plaza de Santo Domingo, 13. Madrid.

Horario: Abre los siete días de la semana de 10:30 a 23:00 h. y viernes y sábados hasta las 24:00 h.

Precio medio: 24 €

 

SUNSET LOOKERS

 

Azotea Hotel Santo Domingo

Tel. 91 547 99 11

Horario: de 20:00 a 02:00 h. (salvo cuando el tiempo no acompañe o esté reservado para un evento privado).

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *