LEGARDETA CHARDONNAY 2015, LA NUEVA IMAGEN DE FINCA DE VILLATUERTA

Chivite Finca de Villatuerta estrena imagen con la nueva añada. Cambia la etiqueta y el tipo de botella para destacar su origen y singular procedencia: Legardeta

La variedad Chardonnay ha encontrado en la Finca de Legardeta un reducto único, con unas condiciones climáticas y de suelos perfectos para obtener, tipicidad, complejidad y una gran capacidad de envejecimiento. Chivite de Villatuerta Chardonnay cambia, con la nueva añada, de imagen y pasa a envasarse en botella borgoña, para destacar su procedencia, la Finca de Legardeta, un verdadero terroir de 138 hectáreas.

La influencia del clima atlántico-continental, en cuanto a temperatura y el  régimen de pluviometrías, permite a la Chardonnay madurar a su ritmo, lenta y suavemente manteniendo buenos niveles de acidez,  pH y potencial aromático, mostrando finalmente frescura y expresividad.

El suelo contienen  importantes cantidades de arcillas y limos, un  reservorio de agua que permite tener a la planta con un régimen hídrico adecuado y así la Chardonnay puede madurar de forma gradual, sin deshidratarse ni mostrar aumentos exagerados de grado. Además, los suelos arcillo-calcáreos están relacionados con la obtención de vinos finos elegantes e intensos.

 

El viñedo presenta una elevada densidad de plantación  de más de 6.000 plantas/ha, una alta densidad que provoca una competencia entre las plantas que redunda en una alta calidad de uva.

La uva se vendimia a mano en cajones de 200 kg para que llegue en perfecto estado a la bodega donde es seleccionada. Después de una pequeña maceración,  la uva es prensada a baja presión. El mosto resultante una vez desfangado se lleva a depósitos de acero inoxidable o a barricas (aproximadamente un 20%) donde fermenta y se mantiene sobre lías unos 5 meses.

Brillante color amarillo verdoso, Legardeta Chardonnay 2015 muestra un aroma intenso y complejo, destacando la fruta blanca de hueso, cítricos, flores blancas. Un final mineral con recuerdos tostados y cítricos completan este vino que en boca es fresco y vivo, amplio, graso y equilibrado.

Perfecto para acompañar pescado a la plancha, mariscos, carnes blancas, quesos frescos, pescados blancos, ahumados; pollo asado, lasaña, berenjenas rellenas. Se recomienda servirlo a una temperatura entre 8 y 10º C.

PVP recomendado 14 €

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *