NUEVO FOLLÓN EN INTERNET… ¿DE QUÉ COLOR VES ESTA SUDADERA?

La historia se repite. ¿Quién no se acuerda del famoso vestido que cada uno veía de una manera? ¿Quién no compartió una conversación durante esos días que girara en torno a la prenda de vestir y a la explicación de tan extraño fenómeno? Bien, ahora la historia se repite, pero, en esta ocasión es una sudadera de Adidas la prenda de las discordia.

¿Es blanca y azul, marrón y negra o verde y dorada? El misterio se parece mucho a aquel que agitó las redes sociales hace casi justo un año (se cumplió el aniversario el 26 de febrero). Bien, la respuesta es secilla. Se puede ver de cualquiera de esas maneras porque la respuesta está en el cerebro.

Según publica ABC aunque parezca contradictorio, el sentido de la vista depende más del cerebro que de los ojos ya que este es el encargado de procesar y administrar la información que estos perciben. Por eso, aunque la prenda de Adidas, o el vestido, sea de un color, factores como la hora del día y la luz pueden influir en cómo lo percibimos a posteriori. Otras personas, sin embargo, verán la sudadera siempre del mismo color, porque nuestro cerebro está preparado para ser lo más constante posible.

Tal y como le explicaba el médico oftalmólogo y retinólogo Jordi Monés a ABC en una entrevista realizada por Gonzalo López Sánchez, «los colores en realidad no existen, son percepciones». Es decir, que las cosas por sí solas no tienen un color. «El que las veamos de un color u otro depende de cómo sea nuestro detector (la retina) y de todo lo que nuestro cerebro haya aprendido a lo largo de la vida».

Según dice, «las personas tenemos tres tipos de fotorreceptores (células sensibles a la luz), capaces de captar los colores y que reciben el nombre de conos». Estos se concentran en la retina, una especie de pared sobre la que se proyectan las imágenes que llegan a través de la pupila y el cristalino, como si se tratara de una pantalla de cine. Pues bien, existe un sinfín de variaciones que pueden alterar la retina, como la edad, enfermedades genéticas como el daltonismo o la composición del líquito interno del ojo, que pueden cambiar la forma que tenemos de percibir esas imágenes.

De todas formas, desde BuzzFeed ya ofrecían un consejo cuando la polémica del color del vestido saltaba a la palestra: «Si descarta la parte azul terminarán viendo el vestido blanco y dorado». Y así sucede con el resto de colores. Y tú, ¿de qué color ves la sudadera?




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *