MARIO VARGAS LLOSA NOVIO DE ISABEL PREYSLER DICE: “EL SEXO TABLA DE SALVACIÓN”

Ésta es la primera vez que Vargas Llosa recibe a la prensa -en este caso a XLSemanal- en casa de su novia, donde vive desde hace un par de meses. Llegamos cinco minutos antes de la hora acordada. El mayordomo nos indica que lo esperemos en la biblioteca y, con puntualidad británica, Mario hace acto de presencia en ella y nos invita a tomar asiento en uno de los sofás, justo enfrente de un enorme retrato de una jovencísima Isabel Preysler vestida de rojo, pintado por Pinto Coelho. A sus pies y con su venia, empezamos esta entrevista porque, como asegura Vargas Llosa, «todo en esta casa lo decide Isabel».

XLSemanal. Su novela, ‘Cinco esquinas’ (Alfaguara), arranca de forma impactante con un orgasmo lésbico entre dos amigas supuestamente heterosexuales.

Mario Vargas Llosa. Es un poco fuerte, sí. Yo quería que empezara de esta manera para dar un poco el ambiente en el que ocurre la historia. El contexto es fundamental para entender la novela: son los últimos meses de la dictadura de Fujimori y Montesinos, y había mucha violencia. Ni siquiera sabías bien de dónde venía: estaban los terroristas de Sendero Luminoso, los del movimiento Túpac Amaru, los paramilitares del Grupo Colina… o simples delincuentes comunes que aprovechaban el clima de violencia para actuar.

XL. ¿Quiere decir que el terrorismo y la violencia provocan experimentar otro tipo de relaciones sexuales?

M.V.L. Cuando vives una situación de anormalidad tan extrema, muchas veces el sexo es la tabla de salvación, la fuga donde te refugias. Las situaciones extremas siempre provocan una especie de estallido sexual en direcciones imprevistas.

XL. ¡Ya! Al empezar a leer, habrá quien piense que se trata de una novela erótica tipo ‘Elogio de la madrastra’, ‘Los cuadernos de Don Rigoberto’…

M.V.L. [Sonríe]. Lo entiendo, pero no es esa la intención del libro, para nada. Creo que ese comienzo te sitúa en un mundo muy distinto de lo que es la normalidad. Luego, la novela se va convirtiendo poco a poco en un thriller.

XL. La tensión sexual se mantiene hasta el final de la novela, pero también hay una dura crítica al gobierno de Fujimori y a cierto tipo de prensa que se alinea con el poder.

M.V.L. El sexo es un ingrediente importante del libro, por supuesto; pero, efectivamente, la historia va más sobre la manera en que un sistema político aprovechó el periodismo en su peor versión para desacreditar a los adversarios y para anular a sus críticos: es el periodismo amarillo y chismográfico al servicio del poder.

XL. Su crítica al periodismo ‘chismográfico’, como usted lo llama, ¿tiene algo que ver con su reciente protagonismo en la prensa del corazón?

M.V.L. No, no; afortunadamente aquello está muy lejos del mundo que vivimos aquí.

XL. Isabel Preysler se ha quejado recientemente, en la revista ‘Mujer Hoy’, del seguimiento que la prensa les hace, y que usted, sobre todo, tiene que padecer.

M.V.L. Es que… Mmmm… Digamos que, en ocasiones, se ha llegado a unos extremos que… no sé.

XL. Que el Premio Nobel Mario Vargas Llosa, a los 79 años, se divorcie y se vuelva a casar es motivo de portada de cualquier revista en cualquier país.

M.V.L. Seguramente, no sé.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies