ALUCINANTE… TACHAN A ALEJANDRO SANZ DE “SEXISTA BENEVOLENTE”

En una carta que se ha viralizado en las redes sociales, las activistas por la igualdad de la mujer afean a Alejandro Sanz que perpetúe en sus canciones las causas estructurales que están en su opinión en el origen de la violencia machista. Hablan de un «lavado de cara» y un «montaje» tras criticar duramente su último trabajo discográfico.

Lidia Infante, autora de la carta difundida a través de la web, dice en el texto no creerse que «con los focos en la cara y la adrenalina del concierto vieras una agresión machista y saltara el justiciero femenino que llevas dentro».

 Eso, mantiene Infante, es «sexismo benevolente» y hay que ir a por medidas más basadas en la educación y en la erradicación de mensajes como los que contienen las letras de sus canciones.

«No se está haciendo una crítica a la agresividad en la masculinidad hegemónica, a los mitos del amor romántico, ni a los rolos de género». En su reacción en el concierto «se está pretendiendo proteger a la mujer desde la idea de que es débil e inferior».

La carta critica así mismo las «letras sexistas» del último trabajo de Alejandro Sanz al que se recrimina que «el tema huele», «apesta desde lejos».

Se han sumado a las críticas usuarios de Twitter, de dentro y fuera del colectivo feminista, que también han puesto en solfa la actitud de Alejandro Sanz.

En las redes sociales existen varias reacciones que también siguen esa línea.

Realmente es muy triste que la lectura simplona que se haga todo ese asunto sea: Alejandro Sanz, el puto héroe.

— Barbijaputa (@Barbijaputa) 23 de febrero de 2016

“No concibo que nadie toque a nadie. Y menos a una mujer”, dice Alejandro Sanz. No oía nada tan rancio desde esto: https://t.co/vfbAfOQnB4

— Alberto González (@queridoantonio) 23 de febrero de 2016

La carta completa

“Querido” Alejandro Sanz,

Recientemente se ha hecho viral la noticia de que, en medio de un concierto, viste a un hombre pegar a su mujer, paraste de cantar y te encaraste con él. Y yo no me lo creo.

No me creo nada. No me creo tu torpe lavado de cara. No me creo que, con los focos en la cara y la adrenalina del concierto, vieras una agresión machista y saltara el justiciero feminista que llevas dentro. No me lo creo.

“No soporto que se maltrate a nadie y menos a una mujer”. A ver, Alejandro, eso que acabas de hacer se llama sexismo benevolente. Ese “a las mujeres no se les pega” me recuerda peligrosamente a aquel vídeo súper machista de unos niños a los que se invitaba a pegar a una mujer y no lo hacían porque “a las mujeres no se les pega ni con una flor”. Esta estructura no ataca al patriarcado, lo perpetúa. No se está haciendo una crítica a la agresividad en la masculinidad hegemónica, a los mitos del amor romántico, ni a los roles de género. Se está pretendiendo proteger a la mujer desde la idea de que es débil e inferior.

No me lo creo porque yo he sido víctima de violencia machista. Mi maltratador jamás me tocó un pelo en público. Es muy importante para un maltratador mantener la imagen de la pareja perfecta en público. Es importante para él que nadie te crea cuando lo cuentas. La mera idea de que un maltratador vaya a agredir a su víctima delante de miles de personas es simplemente ridícula. Y muchísimo menos pegar a su pareja en primera fila de un concierto.

Y no sólo no me creo tu montaje de la agresión machista porque lleves años demostrando que, más que estar en contra del machismo, lo promueves y te lucras con él. No me lo creo porque te es conveniente. Te venía muy bien este lavado de cara después de las críticas que has recibido por el machismo de tu último tema.

Sí me creo tus letras sexistas. Me creo cómo promueves la cultura de la violación con tu último tema, cuando la cantante quiere “dar un paso atrás” y tú le contestas que “no debería haberte tentado” y que “le gusta jugar”. Me creo cómo enalteces el amor romántico que nos somete y asesina a diario. Me creo la cosificación y sexualización de las mujeres en tus vídeos. Me creo tu machismo. Me lo creo. Lo conozco demasiado bien, lo vivo a diario y me lo creo.

Me lo creo yo y se lo creen todas las mujeres y todos los hombres que te escuchan, que normalizan la cosificación de la mujer e internalizan las dinámicas de dominación que propones. Se lo creen las mujeres que en tus letras ven confirmadas las estructuras culturales que las culpabilizan cuando son víctimas de una agresión sexual.

Y aquí estás tú, el héroe, el de la conciencia social. Perpetuando la narrativa hegemónica de cómo es una relación de maltrato para seguir lucrándote a base de promover el patriarcado.

El tema huele, Alejandro, apesta desde lejos. Y espero que no se lo crea nadie”.

 

 

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies