CONSEJOS INFALIBLES PARA LLEVAR BIEN UN SOMBRERO

¿Qué tal habéis empezado el año? Siempre se ha dicho que como empieza, acaba… Es solo un refrán, así que lo importante es mirar los meses que vienen por delante con mucho optimismo y con ganas de conseguir grandes logros y de superar todos los obstáculos que se presenten.

Soy Juani Martín, de Hablemos de algo, y aquí estoy de nuevo para daros algunos consejitos de moda. Hoy la cosa va de sombreros. ¡Me apasionan! ¡No hay nada que me guste más que un sombrero! Me da igual la época del año… ¡No sin mi sombrero!

 

 

Se trata de un accesorio imprescindible en mi armario, tanto para looks elegantes como para outfits más desenfadados. Simplemente hay que elegir el más adecuado.

¿Queréis algunos consejitos para acertar a la hora de llevarlo? Ahí van:

 

1-Elegir bien el modelo: no a todo el mundo le sientan bien todos los sombreros, así que es importante elegirlos bien. Siguiendo los consejos de la diseñadora Mayaya, para las personas “con caras estrechas generalmente funcionan los sombreros de copa ancha y con poco volumen en el ala, preferiblemente las alas que levanten a un lado. En cambio, con caras redondas y anchas, se necesitan volúmenes anchos y nunca ala levantada. Si los pómulos son pronunciados es posible que casi todos los modelos te sienten bien. Si tiene los ojos muy juntos conviene apostar por sombreros cuya ala llegue a la altura de las cejas y, si tiene nariz muy pronunciada, el ala debe levantar por un lado”.

 

2-Piensa en el look completo: el sombrero es un accesorio con el que aciertas casi siempre. Sólo hay una situación en la que debes huir de él: cuando vayas a lucir un vestido de noche.

 

3-El tamaño perfecto: los sombreros grandes son para el día, ya que conforme va anocheciendo los complementos deben ser menores y más pequeños.

 

4-Cuándo quitárselo: según el protocolo, cuando estamos en un sitio cerrado la cabeza debe estar descubierta, excepto en las ceremonias, que podemos llevarlo durante toda la velada.

 

Para terminar quiero animaros a todas a que utilicéis sombreros. Si no los habéis lucido nunca, podéis ir poco a poco. Seguro que le cogeréis el gusto y luego no os lo querréis quitar nunca. ¿Por qué no?

 

Imagen de apertura: Stradivarius

Juani Martín

Blog Hablemos de algo




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *