UN BANCO DEJA A 30 MONJAS EN LA CALLE

Las monjas también son  víctimas de la burbuja inmobiliaria tal y como publica El Norte de Castilla

 Atrapadas, como tantas familias, por la presión de las entidades bancarias. Amenazadas con el desahucio ante la imposibilidad de saldar una deuda. Con el miedo a quedarse sin hogar. Las Carmelitas Samaritanas del Corazón de Jesús han lanzado una llamada de ayuda para garantizar su continuidad en Valladolid, provincia en la que han permanecido durante los últimos cuatro siglos.Y en la que quieren continuar.

Pero se les agota el tiempo. Las treinta religiosas que componen la comunidad necesitan hallar un monasterio, una residencia, unas instalaciones, en fin, donde hospedarse. El banco les obliga a abandonar el inmueble que, desde 2005, ocupan en el Paseo de Filipinos. La entidad bancaria aceptó este edificio –y el convento de San José, de Medina de Rioseco– como moneda de cambio por la dación en pago, la condonación del préstamo que las hermanas arrastraban desde hace diez años. «Ahora, por no tener, no tenemos ni deuda. Es liberador, no debemos nada, pero también un problema porque tampoco tenemos nada. Necesitamos un lugar a donde ir», explica la madre Olga María del Redentor. Y no hay mucho margen.

El banco apremiará dentro de poco para que las monjas abandonen el que durante el último decenio ha sido su hogar. De momento, les ha concedido un pequeño margen de tiempo para permanecer en Filipinos sin pagar renta. Después, tienen la posibilidad de quedarse si abonan un alquiler. «Pero la cantidad que piden es tan desorbitada que está claro que quieren que nos vayamos», aseguran.

Así que, la congregación busca nuevo emplazamiento.«Tenemos el cielo y la tierra, pero nada más», dice la madre Olga desde el otro lado de la reja del locutorio bajo, en una de tantas sillas de madera con asiento de cuero. Las carmelitas han lanzado un SOS para quedarse en Valladolid.Disponen de ofertas para marcharse a Córdoba o Valencia, pero quieren permanecer en la diócesis, continuar en la ciudad del Sagrado Corazón, para la que trabajan desde el año 1608. Ynecesitan un lugar para ello. Con urgencia. El 19 de marzo les gustaría tener resuelto su destino. Así que piden ayuda. La contribución de una persona, una entidad, una administración que les ceda de forma gratuita un lugar para hospedarse, vivir y trabajar.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *